El prometedor futuro del comercio electrónico en España

El prometedor futuro del comercio electrónico en España

España es la 4ª potencia europea en ecommerce. Las empresas prevén aumentar sus ventas en el 2017. Cada vez más españoles realizan compras por Internet.

El comercio electrónico no es algo 'nuevo', pero sigue marcando una tendencia claramente alcista. Actualmente, casi la mitad de españoles realiza compras a través del ecommerce de las empresas. Por ello, las tiendas online son optimistas de cara al futuro. Para conocer un poco más sobre la repercusión del comercio electrónico en España, hablamos con Roberto Palencia, Director General del Observatorio Ecommerce, con motivo de su próxima intervención en la Jornada ´Secretos de la Venta Online´, que se celebrará el lunes 24 de octubre en el Auditorio Sede del Banco Sabadell (Serrano 71, Madrid).

-Cuáles son las tendencias del ecommerce en 2017

Según el informe anual que publicamos junto a la consultora EY, más del 80% de los eCommerce miran al futuro con optimismo, ya que esperan crecer a lo largo de 2017. El 42% prevén aumentar sus ventas en un 10% y el 40% esperan mayores ventas. pero con un 10% como límite mínimo. Este claro aumento se debe a nuevos clientes que confían en las compras online como forma de compra. Según datos del Ministerio de Industria, un 40% de los españoles realiza compras por Internet de forma habitual (todos los meses). El 25% realiza una compra cada tres meses y el 23% lo hace con una frecuencia de más de tres meses.

Las predicciones son optimistas y casi un 44% de los negocios online encuestados estiman que mejorarán sus números en cuanto al volumen medio de compra, de los cuales el 15,63% estima que este aumento será de más de un 10% en su ticket medio.

Un 30% se abrirá al exterior en 2017. El comercio electrónico e Internet han diluido las barreras geográficas entre compradores y vendedores. Para aumentar sus ventas, los negocios online españoles deben atraer a clientes fuera de nuestras fronteras. Las importaciones en eCommerce siguen siendo mayores a las exportaciones de productos en nuestro país, por lo que todavía existe una gran oportunidad de crecimiento para aquellos negocios online que quieran vender internacionalmente. En este sentido, parece que el empresario online español le ha perdido el miedo a abrir sus ventas a otros países.

- Está preparada la pyme española para adaptarse a ella

En este sentido, parece que el empresario online español le ha perdido el miedo a abrir sus ventas a otros países. La crisis, la necesidad de ampliar mercados para aumentar las ventas y, por consiguiente, los beneficios están en su argumentario. Quizás dentro de las carencias más destacadas podríamos citar que todavía falta mucha formación sobre el negocio digital especialmente entre las pymes españolas para saber realmente como operar en estos canales.

- Qué nivel de ecommerce tenemos en España en comparación con otros países de nuestro entorno (tanto a nivel de consumo, como del uso que realizan las empresas de esta herramienta para vender).

España es la 4ª potencia europea en este mercado detrás del Reino Unido, Alemania y Francia y tiene segmentos como moda y alimentación donde está demostrando muy buenas tasas de penetración en mercados de nuestro entorno. Todavía estamos lejos de las cifras de estos países pero básicamente es porque ya venían de una amplia tradición de venta por catálogo anterior y la venta a distancia era mucho más habitual que en nuestro país por eso se han adaptado a los canales digitales con gran facilidad.

- ¿Pueden las Administraciones españolas impulsar aún más el ecommerce en nuestro país? ¿Con qué medidas?

Sin duda con mayor impulso dentro de las pymes para la formación de profesionales cualificados dentro de sus empresas, el canal digital pasará a ser el canal principal en muchas de ellas y se necesitan responsables en continua adaptación a las reglas de mercado, estrategias y herramientas, para ello al igual que ocurre con muchas profesiones hay que entender que se debe pasar por un periodo de inversión, personal y económica, antes de dar el salto, y aquí la administración puede hacer mucho, incluyendo las competencias digitales dentro de los planes educativos o estableciendo más estímulos fiscales para la transformación digital.

Normas
Entra en EL PAÍS