Negociaciones poselectorales
Ciudadanos Ampliar foto

C's exigirá a Rajoy una reforma de calado en el impuesto sobre sociedades

Considera insufiente la propuesta del Gobierno de restablecer un pago fraccionado mínimo

C's sostiene que aún quedan agujeros por tapar en el tributo que grava los beneficios empresariales

Más allá de las medidas de regeneración democrática que exige Albert Rivera para dar un sí a la investidura de Mariano Rajoy, los equipos negociadores del Partido Popular y Ciudadanos deben acordar el techo de gasto, los Presupuestos Generales del Estado y las medidas de ajuste comprometidas con Bruselas como establecer un pago fraccionado mínimo en el impuesto sobre sociedades. Fuentes de la formación naranja sostienen que la pérdida de recaudación que sufre el tributo que grava los beneficios empresariales exige aprobar una reforma integral del impuesto sobre sociedades, incluso a través de un decreto ley.

Ciudadanos entiende que restablecer un pago mínimo es una contramedida de urgencia, pero defiende que el impuesto sobre sociedades presenta demasiados agujeros que es preciso tapar para que la recaudación del tributo se equipare a la medida europea.

Los últimos datos de la Agencia Tributaria reflejan que la recaudación del impuesto sobre sociedades hasta junio registró una cifra negativa de 204 millones de euros. Ello significa que las devoluciones superan los pagos realizados por las empresas. Se trata de una situación totalmente excepcional y que nunca había ocurrido a estas alturas del año. Por ejemplo, en 2015, la recaudación ya alcanzaba los 2.386 millones en junio. El derrumbe que ha sufrido este impuesto se explica por la reforma fiscal que aprobó el Gobierno y que contempló la retirada a partir de este año de subidas fiscales aprobadas con carácter temporal en 2012.

Ciudadanos propone revisar la tributación y el régimen de exenciones de las plusvalías en el extranjero

Por ejemplo, en enero se suprimieron los pagos fraccionados incrementados para las grandes empresas y el gravamen mínimo del 12% sobre el resultado contable que se exigía a las compañías con una cifra de negocios superior a los 20 millones. Hacienda no calibró el efecto de estas medidas y no contemplaba que la recaudación se desplomaría.

De hecho, los Presupuestos Generales del Estado para este año contemplan que los ingresos por el impuesto sobre sociedades aumentarán un 20% hasta alcanzar los 24.868 millones. Una previsión que está totalmente fuera de la realidad. El Gobierno de Mariano Rajoy, para detener la sangría, se comprometió ante Bruselas a restablecer un pago fraccionado mínimo del 25%, frente al 12% vigente hasta este año, que abonarán las empresas con una cifra de negocio superior a 20 millones de euros.

Ciudadanos pedirá ir mucho más allá y poner en marcha una reforma integral. Uno de los “agujeros”que la formación naranja quiere tapar es la actual exención por las plusvalías obtenidas por filiales en el extranjero. Ciudadanos entiende que el artículo 21 del impuesto sobre sociedades, que regula “la exención para evitar la doble imposición sobre dividendos y rentas derivadas de la transmisión de valores de entidades residentes y no residentes en territorio español” se ha articulado de tal forma que permite que grandes plusvalías obtenidas por las multinacionales queden sin tributar.

La formación naranja tampoco descarta que sea necesario recuperar algunas restricciones en la compensación de bases imponibles negativas de ejercicios anteriores. Para el equipo económico de C’s, adoptar medidas en el impuesto sobre sociedades resulta indispensable para asegurar el cumplimiento del objetivo de déficit público, fijado por Bruselas en el 4,6% del PIBeste año y en el 2,2% el siguiente.

Por otra parte, Ciudadanos defiende que es imprescindible aprobar el techo de gasto para evitar que las medidas de ajuste que adopte España procedan exclusivamente del lado de los ingresos a través de subidas fiscales. En su opinión, hay margen para reducir el gasto público sin afectar al Estado de bienestar.

Normas
Entra en EL PAÍS