Grandes almacenes
El Corte Inglés
Fachada de El Corte Inglés en la calle Serrano.

El Corte Inglés pone en marcha la transformación digital de sus tiendas

El Corte Inglés trabaja en modificar la imagen clásica de sus tiendas. Poco a poco, establecimiento a establecimiento, la compañía está llevando a cabo modificaciones de calado en sus servicios al cliente, tendiendo hacia la digitalización. La apuesta por nuevos métodos de pago, la reformulación de las cajas o la adaptación a nuevas tecnologías en sus tiendas son algunas de las transformacio­nes que está acometiendo.

El primero de los cambios que comienza ya a ser visible en algunas de sus tiendas es la apuesta por un nuevo concepto para el grupo: las islas de pago. En estos espacios, la compañía reúne varias cajas en un lugar concreto de la planta, frente a los terminales únicos de su modelo tradicional. Esto supone, por tanto un cambio en la organización de las plantas.

La compañía explica que esta reorganización de las cajas se está llevando a cabo en algunas áreas específicas, como en moda y tecnología. A esta última se suma a la reforma de imagen y presentación que ha acometido en los últimos años. El grupo presidido por Dimas Gimeno asegura que busca con este nuevo método que la compra sea “más fácil y cómoda para el cliente”. La firma alega que esta reforma no supone un cambio en la retribución de sus trabajadores, cuyo salario está ligado también a las comisiones de ventas. El grupo defiende que este método cuenta con el apoyo de la plantilla y de los sindicatos.

Dentro del cambio en el pago, la compañía mantiene una decidida apuesta por las nuevas tecnologías de cobro. En esta línea se encuentra la inclusión del pago a través del móvil, que ya está accesible en todas sus tiendas en España. Esta herramienta se presenta como una de las alternativas en el comercio al pago en metálico y hacia lo que están trabajando muchas empresas financieras y tecnológicas. Google, Apple o Samsung han llevado a este servicio una de sus batallas para captar clientes.

  • Acuerdo con Samsung Pay

El Corte Inglés fue uno de los primeros establecimientos con los que el gigante coreano estrenó en España su herramienta Samsung Pay el pasado junio. Desde entonces, los más de 10 millones de clientes con tarjeta del grupo de distribución pueden ligarla al servicio de pago a través del móvil del gigante tecnológico.

A este cambio se une la inclusión, también en el área de tecnología, de nuevas herramientas de atención al cliente aprovechando el potencial digi­tal. Así, la empresa ha apostado por las llamadas Fichas Integradas Digitales, para mejorar el acceso de información del cliente sobre un producto sin necesidad de acudir al dependiente.

Estas fichas aparecen en las pantallas de los productos, como los televisores y ordenadores. De esta forma, se informa en tiempo real sobre el precio y las posibles condiciones de pago, las características técnicas o los datos sobre consumo y eficiencia energética. Además, permiten la opción de comprobar las calidades de imagen de estas pantallas con vídeos de muestra. La compañía explica que este sistema está presente todavía solo en algunas tiendas, aunque con el objetivo de ir ampliándolo a toda su red.

Las ‘tablets’ sustituyen al tradicional catálogo

Vendedores de determinados departamentos. Es el caso, por ejemplo, de los dependientes de la sección de carritos de bebé, a los que la empresa ha dotado de tablets para sustituir el tradicional catálogo de papel con esta nueva herramienta digital. De esta forma, puede ayudar al cliente a encontrar un producto que no está en la tienda, pero que sí ofrece la compañía.

La empresa explica que, por ahora, estas herramientas digitales para determinados departamentos, no solo el de carritos de bebé, servirán exclusivamente como catálogo y no incluirán la opción de compra online. Si bien es cierto que la utilización de estos dispositivos permite acometer una unión de la tienda física y la tienda online.

Un comercio electrónico en el que la empresa ha pisado el acelerador en los últimos meses, coincidiendo con el año de celebración de su 75 aniversario. A los servicios que ya tenía, la compañía añadió en diciembre la posibilidad de recibir un producto comprado por internet en menos de dos horas. Lo que comenzó en unas pocas ciudades se ha ido ampliando y ya durante este año añadió la posibilidad de elegir la franja horaria en la que se quería recibir los pedidos, una posibilidad que ya está disponible en 27 ciudades.

La transformación de la compañía ha llegado también a la logística. A sus dos tradicionales centros en Madrid y Tarragona, la compañía anunció recientemente la inauguración de una nueva instalación en la provincia catalana, con una inversión de 70 millones de euros, con el fin de reforzar y agilizar su servicio en toda la costa levantina

Normas
Entra en EL PAÍS