Industria farmacéutica
Los pagos a médicos y organizaciones por parte de los grandes laboratorios

Los pagos de 10 grandes laboratorios al sector médico: 205 millones

Se incluyen también los pagos a organizaciones científicas, profesionales o académicas

La mitad de los pagos corresponden a participaciones en proyectos de I + D

Se había realizado en otros países, pero nunca en España. Por primera vez, los 190 laboratorios de la patronal Farmaindustria y otros asociados al código de buenas prácticas, publicaron ayer las denominadas como “transferencias de valor” a los profesionales y organizaciones sanitarias correspondientes al año 2015.

Los datos correspondientes a las diez mayores compañías del mercado español reflejan que el pasado año pagaron 207,5 millones a profesionales y sociedades (científicas, profesionales, instituciones académicas o de pacientes). De esa cantidad, 99,5 millones corresponde a la participación de los médicos en la I+D que los laboratorios realizan en ensayos clínicos de futuros medicamentos.

El Código de Buenas Prácticas de la Industria Farmacéutica de 2014 obliga a las empresas de la patronal a dar a conocer los desembolsos a médicos, que incluye colaboraciones en reuniones científicas y profesionales, por ejemplo en el pago de las cuotas de inscripción en congresos, viajes y alojamientos, además de honorarios por prestaciones de servicios. En el caso de las organizaciones, incluye también donaciones y patrocinios. Por último, se informa de las transferencias de valor relacionadas con la I+D.

El ranking utilizado por este diario para seleccionar las 10 primeras compañías se ha realizado con los datos facilitados por IMS Health, que recogen ventas a precio de laboratorio en farmacias y hospitales, pero que no coinciden exactamente con la facturación, pues no incluyen, por ejemplo, descuentos comerciales.

En el caso de Gilead, cuya cuota de mercado fundamentalmente crece por sus innovadoras terapias contra la hepatitis C –como Sovaldi–, gastó 12,7 millones en estos desembolsos a médicos y sociedades, de los que 2,7 millones corresponden a colaboraciones en I+D. Las cifras de algunas compañías pueden ser especialmente altas si coincide que tuvieran el pasado año algún lanzamiento comercial, que requiere formación, o si tienen muchos programas de ensayos clínicos en España.

Es el caso Novartis, que sufragó colaboraciones por 37,2 millones, buena parte van destinadas a estos lanzamientos. “El grupo Novartis en España, excluyendo genéricos, es la compañía que ha puesto un mayor número de medicamentos nuevos a disposición de los pacientes en los dos últimos años, 20 nuevas especialidades médicas en forma farmacéutica, principio activo o nueva indicación”, describe un portavoz de la multinacional suiza. Además, 20,2 millones corresponden “a más de 200 ensayos clínicos en los que han participado 942 investigadores en casi 400 centros sanitarios”, explica.

Este tipo de compañías realizan estas pruebas con humanos de fármacos innovadores, para los que remuneran a los profesionales y hospitales que colaboran. De hecho, España es una de las grandes potencias en este tipo de investigación.

Otra de las grandes multinacionales farmacéuticas, el gigante estadounidense Pfizer, desembolsó 15,6 millones en estas partidas, de las que la mayor parte (10,1 millones) fueron precisamente a remunerar la investigación.

El caso de la suiza Roche es similar, ya que desembolsó 31,7 millones, de los que más de la mitad (17,4 millones), van a sufragar las colaboraciones en la investigación. Entre las grandes, la estadounidense Abbvie, una de las punteras compañías de biofarmacia del mundo, destinó 17,4 millones en pagos, de los que 4,3 millones fue a I+D y 7,5 millones a organizaciones. En el caso de GSK, por ejemplo, ha colaborado con 4.612 facultativos y 242 organizaciones. “El importe destinado a formación supuso, de promedio, 366 euros por cada profesional”, detalla un portavoz, y el 87% de ellos recibieron menos de 1.000 euros. En total, esta firma británica dedicó 23,4 millones. La francesa Sanofi destinó 19,8 millones, datos que incluyen también a la Fundación Genzyme, de los que 7,4 van a pagar actividades formativas y prestación de servicios.

El gigante estadounidense Johnson & Johnson (mediante su filial farmacéutica Janssen) declinó ayer informar sobre los montos agregados que destinan a médicos y organizaciones, ya que los presentó individualizados en más de 400 páginas. En el caso se las colaboraciones de I+D, sí se detalla que remuneró por valor de 9,7 millones.

La multinacional alemana Bayer sí presentó esta información agregada en su web, en la que se destaca que 3,1 millones fue a investigación, 4,9 millones a formación y prestación de servicios de médicos y 2,5 millones a instituciones.

MSD, por su parte, avanzó que destinó 28,8 millones, de los que 10,7 fue a pagar a colaboraciones externas en I+D. “Creemos que es fundamental la actualización constante de conocimientos de los profesionales de la salud, una formación de la que se va a beneficiar el paciente, pues ese es el verdadero motivo de la necesidad de que los profesionales sanitarios estén constantemente actualizados acerca de las novedades científicas que se producen”, apuntan desde esta empresa estadounidense.

Qué son estos datos y cómo se presentan

Durante 2015, las compañías farmacéuticas recopilaron la información de estas transferencias (monetarias y en especie) a médicos y organizaciones sanitarias, comunicando a los afectados que la información se publicaría. A partir de 2018, estas cifras deberán detallarse con nombres y apellidos de cada facultativo, algo que hasta ahora ha sido voluntario.

Las 190 asociados de Farmaindustria, además de alguna otra empresa como Gilead que se adhiere voluntariamente al código de buenas prácticas de la industria, presentaron ayer esta información en sus respectivas webs.

La estructura de esta publicación se divide, primero, en las actividades formativas y reuniones científico-profesionales, que incluyen cuotas de inscripción, desplazamiento y alojamiento. Por otro lado, se incorpora lo relativo a prestaciones de servicios, honorarios y otros gastos.

En el caso de las organizaciones, públicas y privadas, los datos recogen donaciones, actividades formativas y reuniones (en la que se incluyen patrocinios) y prestación de servicios.

Por último, las compañías informan de los desembolsos por colaboraciones en I+D, sin justificar quiénes son los beneficiarios.

La información agregada de todos estos pagos realizados por el conjunto del sector será comunicada hoy por Farmaindustria, sumando los importes de cada compañía.

Esta iniciativa es un paso hacia la transparencia de la relación entre laboratorios y facultativos que deciden la prescripción de medicamentos, una vinculación opaca hasta ahora y que históricamente en el pasado fue criticada por los abusos y malas prácticas para la promoción de los productos.

El caso de Grifols

La compañía Grifols, cotizada en el Ibex 35 y que no pertenece a Farmaindustria, se adelantó el pasado lunes en publicar los desembolsos a profesionales y sociedades sanitarias, que alcanzaron los 9,5 millones de euros en 2015.