Tecnología
Uno de los dispositivos probados por BQ para el control de los cultivos.
Uno de los dispositivos probados por BQ para el control de los cultivos.

BQ se lanza a la tecnología para agricultura

BQ presentó este martes su proyecto Gaia, una iniciativa con la que la empresa busca crecer en aplicaciones para la agricultura, a través de soluciones de código abierto de monitorización de cultivos.

El objetivo del proyecto Gaia, según explicó el grupo, es proporcionar a los agricultores soluciones accesibles que les permitan conocer de forma sistemática los factores que pueden mermar una cosecha, como la lluvia, el viento, una bajada repentina de temperatura o un fallo en la maquinaria.

La iniciativa ya cuenta con varias soluciones, en las que los ingenieros de BQ se han encargado de la parte técnica, mientras que un grupo piloto de agricultores de Castilla-La Mancha ha aportado su conocimiento sobre cultivos y procesos. Ya han probado las soluciones en más 640 hectáreas y según su análisis, la productividad de sus cultivos ha mejorado, según los datos aportados por la compañía, un 10%.

Una de las soluciones ya probadas por la empresa es la de control de sistemas de riego rotatorio con pivots. El uso de pivots está muy extendido por su efectividad, pero tiene algunos inconvenientes, según explicó BQ. Al operar durante la noche, si uno de ellos falla, el agricultor no podrá enterarse hasta el día siguiente. Como consecuencia, el pivot puede sufrir averías de costosa reparación, las pérdidas de agua y energía pueden ser elevadas y la cosecha podría resultar dañada. Por eso, prevenir o detectar rápidamente las averías es vital.

La solución pasa por instalar sensores de presión, movimiento y temperatura en los pivots para medir su actividad. El software procesa esos datos, los almacena en la nube y los pone a disposición de los agricultores a través de una app móvil. Así, pueden hacer seguimiento en tiempo real y reaccionar a tiempo ante las averías.

“En el mercado hay otras soluciones, pero requieren cambios muy drásticos en la maquinaria y una gran inversión inicial. Como BQ trabaja con herramientas open source y directamente con los agricultores, su sistema se ajusta a lo que necesitamos y es fácil de utilizar”, explica Vicente Bodas González, consejero delegado de Aliara Agrotecnológica, una consultora agrícola que trabaja junto con BQ y los agricultores en el proyecto.

Entornos controlados para el cultivo de champiñones

Otra de las principales soluciones del proyecto Gaia es una plataforma para el cultivo industrial de champiñones. Este tipo de cultivo está en declive en España, principalmente por la dificultad de recrear en ambientes industriales las condiciones que estos hongos necesitan para crecer, así como por el coste de las instalaciones y el consumo energético de las máquinas de climatización.

Para ayudar a las compañías a ser más eficientes, la solución de BQ recoge las variables del entorno atmosférico a través de sensores situados en la nave y las envía a la nube. De esta forma se recogen los patrones de las condiciones más propicias de humedad, cantidad de CO2 emitido o temperatura para el crecimiento de estos hongos. A partir de ahí, el software procesará la información y recreará los patrones ajustando las condiciones de la nave a esos parámetros.

Rodrigo del Prado, Director General Adjunto de BQ, explica que “el proyecto Gaia pone la tecnología a disposición de un sector que se enfrenta a muchos retos. El enfoque open source nos permite poner soluciones a muchos de estos problemas con un coste menor y, además, hacerlo trabajando estrechamente con los usuarios que utilizarán las herramientas”.