Elecciones 26J
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en la presentación de su programa electoral en Barcelona.
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en la presentación de su programa electoral en Barcelona. REUTERS

Rajoy eliminará el IRPF a los trabajadores que prolonguen su vida laboral

El PP insiste en que es posible bajar impuestos y cumplir el objetivo de déficit público

El presidente del Gobierno se compromete a bonificar los contratos indefinidos

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha presentado hoy en Barcelona su programa electoral para las elecciones del próximo 26 de junio, cuyas principales medidas ya se anunciaron en la campaña anterior. El candidato del Partido Popular ha prometido que si logra la reelección bajará los impuestos y extenderá las bonificaciones sociales.

Rajoy prometió que es posible bajar el IRPF, cuyos tipos impositivos se redujeron en 2015 y 2016 tras la aprobación de la reforma fiscal. El presidente del Gobierno en funciones se ha comprometido a reducir el gravamen máximo del 45% al 43% y, el mínimo, del 19% al 17%. Si bien no ha fijado una fecha, fuentes de Hacienda señalaron que esta medida podría aplicarse de forma gradual a partir de enero de 2017. En cambio, el PSOE o Ciudadanos aseguran que el incumplimiento del objetivo de déficit público y la obligación de reducir los números rojos son incompatibles con la rebaja fiscal "electoralista" que promete Rajoy.

El presidente del Gobierno rechaza este argumento y destaca que una reducción impositiva servirá para acelerar el crecimiento y crear empleo. Prometió que los contribuyentes que prolonguen su vida laboral cuando alcancen la edad de jubilación estarán exentos de pagar el IRPF. Hasta 2014, ya existía una reducción en el impuesto sobre la renta para este colectivo que el Ejecutivo de Rajoy suprimió con la reforma fiscal. Sin contabilizar los autónomos y según los últimos datos de Hacienda, unos 50.000 asalariados figuran como trabajadores con más de 65 años.

El programa electoral del PP también contempla que aquellos que encuentren su primer empleo no pagarán por IRPF durante doce meses. Se trata de una medida dirigida especialmente a los jóvenes, aunque muchos de ellos cuando inician su andadura profesional cobran sueldos muy bajos y prácticamente no tributan. En la misma línea, la supresión del IRPF se extenderá también a los parados de larga duración que monten un negocio.

En el ámbito laboral, Rajoy prometió mantener durante cuatro años la tarifa plana de 500 euros en las cotizaciones sociales para las empresas que realicen nuevos contratos indefinidos. El presidente del Gobierno también prometió una rebaja del impuesto sobre sociedades. El tipo general del tributo que grava los beneficios empresariales se ha reducido del 30% al 25% en los dos últimos años. 

Las promesas fiscales de Rajoy se producen en un momento en el que la recaudación fiscal está cayendo. Los ingresos por IRPF y por el impuesto sobre sociedades se han reducido en los primeros meses del año, lo que genera dudas sobre la posibilidad de que España pueda permitirse una nueva reducción impositiva. El Gobierno, en cambio, hace hincapié en el efecto positivo sobre el crecimiento que tendría una nueva reducción de impuestos. España cerró el año pasado con un déficit público del 5,1%, uno de los niveles más elevados de la Unión Europea. Probablemente, resultaría complicado convencer a Bruselas de la conveniencia de aplicar ahora una rebaja fiscal generalizada. Cuando la Comisión Europea ha recomendado a España una rebaja de la fiscalidad sobre el trabajo (IRPF y cotizaciones), también ha defendido un incremento de la fiscalidad indirecta (IVA). El programa del PP solo incluye la primera parte de la ecuación.