Adeyemi Ajao, fundador de Tuenti y vicepresidente de Workday
Adeyemi Ajao, fundador de Tuenti y vicepresidente de Workday

Adeyemi Ajao: “La batalla por los equipos de ‘big data’ es enorme”

Adeyemi Ajao (Madrid, 1982) es uno de los pocos emprendedores españoles que puede presumir de haber montado dos startups y haberlas vendido con éxito. Una fue Tuenti, de la que Telefónica compró el 100% por unos 100 millones; la otra fue Identified, una plataforma que ayudaba a las empresas a encontrar los candidatos idóneos para sus diferentes puestos mediante el análisis de datos en las redes sociales.

Esta también fue adquirida en 2014 por la estadounidense Workday, una compañía conocida como el Salesforce de las finanzas y los recursos humanos, que ya factura casi 800 millones de dólares. Hoy Ajao ocupa el cargo de vicepresidente de estrategia de tecnología y producto en Workday, pero su vena emprendedora sigue intacta. No montando proyectos nuevos, pero sí respaldando startups como inversor. Hoy participa en unas 40, entre las que están Cabify, JobandTalent, Pixable (adquirida por SingTel), Homejoy, Instacart, DollarShaveClub o RelatelQ (comprada por Salesforce).

Pregunta. Tras vender Tuenti usted se marchó a Silicon Valley y no ha parado de invertir en startups. ¿Cómo ve el actual ecosistema emprendedor español?
respuesta. Llevo ocho años fuera y en el último año me ha sorprendido mucho y de forma muy grata. Cuando empezamos con Tuenti hace 11 años no había absolutamente nada. No había venture capital, no podíamos ni alquilar una oficina porque nos preguntaban que para qué íbamos a necesitar una siendo una página web. De ahí se ha pasado a tener varios fondos, numerosas startups, incubadoras...

"En España, el ecosistema emprendedor ha evolucionado mucho, pero falta mejorar la educación y reducir la burocracia”

Ha habido una evolución muy positiva. Culturalmente ahora está muy aceptado ser emprendedor y empieza a haber exits, y eso es muy bueno porque los emprendedores volvemos a invertir en el ecosistema. Pero falta mucho por avanzar, y no solo viendo Silicon Valley sino países del norte de Europa, como Suecia, donde en los últimos ocho años se han creado tres empresas de más de 1.000 millones de facturación. Si tuviera que elegir dos cosas para cambiar, apostaría por la educación, que debe ser mucho más práctica, y por eliminar burocracia, que sigue siendo mayor que en otros países.

P. Participa en unas 40 startups. ¿En qué se fija a la hora de invertir?
r. Fundamentalmente en tres cosas:en el equipo, que sea bueno;en que el mercado que vayan a atacar sea muy grande, y desde el punto de vista de la tecnología, que sean empresas que utilicen muy bien los datos, porque cada vez se genera más información y las compañías que sepan utilizarla para su negocio tendrán una gran ventaja. Ese es el principio que utilizamos de hecho en Workday a la hora de construir nuestros productos, queremos ayudar a nuestros clientes a sacar provecho de sus datos.

P. Cada día se habla más de big data, de herramientas analíticas que aplican algoritmos de inteligencia artificial para explotar los datos, pero, ¿lo están capitalizándolo las empresas?
r. Todavía no. En EEUU, empresas como Facebook, Twitter, Google, se matan entre sí por tener a los mejores expertos en datos. A los de nuestro equipo de Workday les están llegando ofertas de trabajo todas las semanas. Pero no creo que sea razonable que todas las empresas deban tener un departamento de big data, porque al final es un conocimiento hiperespecializado y hay pocos especialistas en la materia.

Mi opinión es que se van a crear unas pocas plataformas especializadas en inteligencia artificial aplicada a diferentes negocios. Una a recursos humanos, y eso es Workday. Otra aplicada al advertising, donde batallan Google y Facebook... Habrá pocas especializadas en diferentes verticales y todas las empresas podrán usarlas. Por ejemplo, Facebook es cliente de Workday, pese a tener un departamento impresionante de inteligencia artificial, pero es que ellos no centran a sus ingenieros de inteligencia artificial en ver dónde promover a distintos empleados de los distintos departamentos, ellos se centran en recomendar fotos, amigos, porque ese es el core del negocio de Facebook. 

P. Y esa batalla por expertos que comenta, ¿dará lugar a una burbuja en torno a la inteligencia artificial y el big data como ocurrió con las puntocom?
r. Creo que no. Siempre puedes pensar que tal o cual empresa está sobrevalorada o no entender cómo un chaval de 24 años que acaba de terminar una carrera en Berkeley especializada en inteligencia artificial esté cobrando como un futbolista del Real Madrid, pero luego te paras a pensar y ves que todo tiene sentido.

No hay institución financiera que no esté de acuerdo en que el dinero va a ser digital y todo ese negocio será puro big data;también todo el mundo está de acuerdo en que en salud se apostará por una medicina preventiva donde probablemente mi reloj o mi móvil me dirá que no me tome un tercer café porque estoy con la tensión muy alta. De nuevo, todo basado en big data... Son enormes oportunidades de negocio, y cuando piensas en todo el valor que todavía se tiene que crear, no ves burbuja.

P. Entonces, ¿todas las empresas son compañías de datos: bancos, sanitarias, de recursos humanos...?
r. Absolutamente. Todas las de servicios son compañías puramente de datos, se hayan dado cuenta o no. Y las que no son de servicios, si no son compañías de datos sí son empresas cuya ventaja competitiva se basará más y más en entender mejor los datos de sus clientes y proveedores.

Es igual que internet. ¿Todas las compañías son empresas de internet? No, pero todas saben de ello. ¿Y eso quiere decir que cada una deba construir y mantener sus propios servidores? No, para eso está Amazon. Aquí es igual. Habrá plataformas de big data especializadas, como la de Workday, y las empresas tendrán personas que sabrán interactuar con ellas, pero no por ello van a replicar su propia infraestructura.

“No habrá robots inteligentes mañana”

Ajao confiesa ser un “friki de la inteligencia artificial”, desde pequeño. Y ahora desde su puesto en Workday asegura pasar mucho tiempo hablando del tema con profesores de las universidades de Stanford y Berkeley en California. “Creo que a menudo se exagera con lo que se escribe sobre inteligencia artificial y esto hace daño a la industria, porque la gente espera robots inteligentes mañana y eso no va a pasar”.
“Donde sí está el negocio ahora es en la inteligencia artificial pegada a la explotación del dato. Cuando se trata de gestionar muchísima información, los ordenadores son mejores que las personas. Un ejemplo: en Workday tenemos clientes enormes que cada año tienen medio millón de personas dispuestas a trabajar en ellas y tienen 10 recruiters que no saben ni qué hay. Nosotros, con nuestra tecnología, les ayudamos a saber qué 500 personas de ese medio millón deberían ver primero sus recruiter”.
Workday, que según Ajao “es el rival de Oracle en EEUU”, abrió oficina en España en febrero y, según destaca, su principal ventaja es que en Workday todo está en una plataforma, capaz de sustituir a 70 y 100 sistemas distintos en las empresas. “Antes una empresa grande para saber cuál era el sueldo medio que le paga a sus comerciales tenía a varias personas cogiendo datos de diferentes sistemas; ahora es pulsar un botón”, dice. La firma gestiona en España más de 100 clientes y hace poco cerraron contratos con Hotelbeds y Maxam.