Reunión del Círculo de Economía
El vicepresidente catalán y consejero de Economía, Oriol Junqueras, durante su intervención en las jornadas económicas del Círculo de Economía.
El vicepresidente catalán y consejero de Economía, Oriol Junqueras, durante su intervención en las jornadas económicas del Círculo de Economía. EFE

"Gano 200.000 euros al año, ¿cree que soy rico, señor Junqueras?"

El vicepresidente defiende rebajar el IRPF a las rentas inferiores a 36.000 euros

Evita pronunciarse sobre un aumento tributario a los tramos más altos

"Gano 200.000 euros al año y según usted soy rico. Mire, tengo cinco hijos, pago un IRPF del 56%, pago enseñanza concertada y seguro privado. De lo que me queda para consumo, tributo al 21% de IVA ¿Sigue pensando que soy rico señor Junqueras?". Esta es una de las preguntas que los asistentes a la XXXII Reunión del Círculo de Economía plantearon hoy al vicepresidente del Gobierno catalán, que se había mostrado favorable a elevar los impuestos a las rentas altas.

Junqueras señaló que su opinión personal sobre si alguien que gana 200.000 euros puede o no considerarse rico resulta irrelevante. En cualquier caso, alerto de que esa cifra se encuentra muy por encima de la renta media, que se sitúa en torno a los 24.000 euros en Cataluña. Al líder de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) le plantearon esa pregunta porque recientemente apuntó la posibilidad de bajar el IRPF a las rentas bajas y, al mismo tiempo, subirlo a los ricos.

La medida fue rechazada por el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que ayer en el mismo foro aseguró que no se plantea ningún incremento impositivo y anunció una reducción del IRPF que se concentraría en las rentas bajas, aunque beneficiaría a todos los contribuyentes. Junqueras no contradijo ayer al jefe del Ejecutivo, pero fue muy ambiguo.

El vicepresidente catalán aseguró que su formación defiende desde 2013 la postura de rebajar el IRPF a las rentas medias. En concreto señaló que debe reducirse la presión fiscal a los contribuyentes que ganan menos de 36.000 euros y que representan, indicó, el 90% de los contribuyentes. Los periodistas preguntaron de forma reiterada si defendía compaginar esta rebaja fiscal con un incremento para las rentas altas, sin embargo, Junqueras no quiso responder esta cuestión. Se limitó a repetir que su propuesta era "bajar el impuesto a las rentas medias". Así, evitó mantener el mismo discurso que Puigdemont, que se mostró el día anterior contundente a la hora de negar un incremento fiscal a los tramos elevados.

Las comunidades autónomas tienen competencia sobre el 50% del IRPF y Cataluña mantiene hoy la presión fiscal más alta de España, especialmente para rentas bajas y medias. El tipo impositivo mínimo en Cataluña alcanza el 21,5% frente al 19% o 19,5% de la mayoría. Un contribuyente que gana el salario medio (22.697 euros, según el INE), pagará por IRPF en Cataluña 3.1478 euros, un 5% más que la media. Un madrileño con idéntico sueldo soporta una carga fiscal de 2.922 euros, un 7,2% menos que un catalán. Para las rentas altas, Cataluña también se encuentra en la mayoría de tramos por encima de la media, pero no en todos. El gravamen marginal máximo ya no es del 56% como señaló el directivo que preguntó a Junqueras, sino el 48%. Un contribuyente sin hijos que gana 200.000 euros abona por IRPF en Cataluña 78.624 euros, un importe inferior a la media, que alcanza los 79.168 euros. Ello se debe a que otras comunidades también mantienen tipos incrementados para rentas altas.