Editorial
Fotografia facilitada por HP
Fotografia facilitada por HP EFE

La apuesta de HP por 3D y España

La decisión de HP de volver a entrar en el segmento de la fabricación de impresoras 3D supondrá potenciar España como referente tecnológico de este mercado. La compañía anunció ayer en Rapid, la mayor conferencia de fabricación aditiva 3D, celebrada en Orlando (EE UU), que a finales de este año y a principios de 2017 empezará a comercializar dos modelos de este tipo de impresora cuya tecnología se ha gestado en su centro de I+D de Sant Cugat (Barcelona) con el apoyo de otro centro de referencia en investigción de las tecnologías de impresión 3D en León. Ambas impresoras están dirigidas al mercado industrial para el prototipado rápido y la fabricación de piezas funcionales, un segmento que mueve unos 12.000 millones de dólares.

Todo apunta a que la impresión 3D va a ser un punto esencial de la siguiente revolución industrial, dado que transformará completamente la producción de piezas para múltiples sectores (aeroespacial, sanitario, de automoción...) al permitir fabricar sobre la marcha, sin almacenes y de forma personalizada. El movimiento de HP supone apostar por este futuro. El hecho de que haya elegido San Cugat como sede de su negocio mundial de impresión 3D constituye una decisión estratégica que refuerza la imagen de España como generador de I+D+i.