Telecomunicaciones
Francisco Reynés y Tobías Martínez en la presentación de la OPV de Cellnex.
Francisco Reynés y Tobías Martínez en la presentación de la OPV de Cellnex.

Cellnex diseña una amplia operación si gana la pugna por la italiana Inwit

Emitiría deuda y ampliaría capital para financiar la compra de la filial de Telecom Italia

Cellnex y su socio italiano F2i valoran Inwit en cerca de 3.000 millones de euros

La compañía eleva ingresos y beneficios, y acelera la reducción de deuda hasta marzo

Cellnex está expectante ante la reunión que el consejo de administración de Telecom Italia mantendrá, presumiblemente, el 5 de mayo. La teleco debería tomar una decisión definitiva sobre la venta de Inwit, su división de torres de telefonía móvil, proceso en el que el grupo español compite con EI Towers, filial de Mediaset.

El proceso se ha enrarecido por el cambio de consejero delegado en Telecom Italia, lo que ha retrasado la venta, así como por la reciente alianza en el mundo audiovisual de Mediaset y Vivendi, en la actualidad primer accionista de la teleco transalpina, con cerca de un 24% del capital. Una situación que podría favorecer a EI Towers.

En este escenario, Cellnex defiende su oferta frente a la de EI_Towers. La empresa española, que acude con el fondo local de infraestructuras F2i, ofrece comprar el 45% del capital de Inwit que vende Telecom Italia (bajo sus planes iniciales prevé quedarse con un 15%) por un precio cercano a los cinco euros por acción y, posteriormente, lanzar una opa por el resto del capital para cumplir con la legislación italiana que obliga a presentar una oferta a los accionistas minoritarios cuando se supera el 30% del capital de una empresa cotizada.

EI Towers, por el contrario, ofrece comprar cerca del 29% del capital de Inwit por más de 5,2 euros por acción, según publican medios italianos. De esta forma evitaría la opa. Además, dentro de los acuerdos, EI Towers traspasaría a Inwit cerca de 1.000 torres de móvil.

En su conjunto, Cellnex y F2i valoran Inwit en cerca de 3.000 millones de euros (su capitalización actual es de 2.600 millones. Según fuentes del mercado, para afrontar la operación, el grupo español ha diseñado una ambiciosa estructura financiera que incluirá emisión de deuda y ampliación de capital. Fuentes de Cellnex no quisieron hacer comentarios.

En un informe publicado recientemente, Macquaire diseñó un escenario para Cellnex y F2i en el que valoraba el 85% de Inwit en 2.439 millones de euros. El banco de inversión adelantaba que F2i aportaría 405 millones de euros por su participación del 15% en el consorcio, por 2.034 millones de Cellnex. Bajo este modelo, la empresa dirigida por Tobías Martínez captaría deuda por 1.318 millones y ampliaría capital por 716 millones.

Según fuentes del mercado, Cellnex tiene un proyecto industrial de mayor calado dada su implantación en Italia, donde gestiona cerca de 7.900 torres tras comprar Galata, división en este área de Wind. Según Barclays, podría obtener unas sinergias entre 220 y 800 millones de euros en términos de valor neto presente por la integración de sus torres con las de Telecom Italia. El banco cree que Inwit y Cellnex tienen un amplio solapamiento geográfico y plantea la eliminación de entre un 10% y un 30% de las 19.000 torres que sumarían ambas empresas.

Con la compra, Cellnex prácticamente duplicaría su tamaño. La empresa resultante de la integración de Inwit tendría unos ingresos anuales próximos a 1.000 millones de euros con un ebitda entre 380 y 390 millones.

De no cerrarse la operación, Cellnex dejó claro ayer que en Europa hay más oportunidades de crecimiento. En la presentación de las cuentas del primer trimestre, la empresa señaló que está analizando varias operaciones de crecimiento, con adquisición de activos, en distintos mercados del Viejo Continente.

En términos financieros, Cellnex registró entre enero y marzo unos ingresos de 165 millones de euros y un beneficio de 11 millones, un 41% y un 37,5% más, respectivamente, que en el mismo periodo de 2015. Italia aportó un 35% de los ingresos. Los resultados no incluyen los ingresos correspondientes a los seis nuevos canales de TDT en España que iniciaron sus emisiones en abril.

La empresa aceleró en el proceso de desapalancamiento. La deuda neta a 31 de marzo ascendía a 901 millones de euros, un 3% menos, mientras que el ratio de deuda frente a ebitda pasó de 3,7 veces a cierre de 2015, a 3,6 veces a final de marzo. La vida media de la deuda es de 5,9 años, con un coste medio anual del 2,3%, y en un 63% referenciada a tipo fijo.