Fútbol
Fernando Torres, delantero del Atlético de Madrid, anota un gol en un partido frente al Granada.
Fernando Torres, delantero del Atlético de Madrid, anota un gol en un partido frente al Granada.

Así es la táctica de la Liga para ser “la mejor” del mundo en 2019

Los clubes españoles tendrán rating en 2017. Su patronal prepara un protocolo ante el interés de inversores extranjeros

El fútbol español se ha embarcado en los últimos seis años, y con más intensidad en los últimos tres, en toda una estrategia para reducir un endeudamiento “insostenible”, como reconocen los propios gestores del sector. La implantación del control económico por parte de la patronal de los clubes, La Liga, junto a las normas de Fair Play financiero de la UEFA, han conseguido reducir la deuda total del fútbol nacional en un 20% en los últimos tres ejercicios, y la deuda con Hacienda, de 288 millones en diciembre de 2015, en un 53% en ese periodo. La fijación de un tope de gasto para las plantillas deportivas, según la facturación, y el aumento de los ingresos, han permitido una primera fase de saneamiento. Ahora, comienza la segunda.

“Nuestro gran reto es que, a 30 de junio de 2019, la Liga española sea la mejor del mundo”. Una afirmación que Javier Gómez, director general de La Liga y guardián de que las cuentas del fútbol nacional se mantienen en orden, realizó ayer en el foro de gestión deportiva organizado por IESE Business School. Para ello, su departamento está preparado para implantar una segunda fase de medidas con las que “terminaremos de vertebrar la profesionalización del sector”.

Patrocinios

La mejora de la solvencia es un atractivo para los patrocinadores. Así lo reconoció ayer Alfredo Bustillo, director de patrocinios de CaixaBank, en el IESE, aunque “echamos en falta una mayor accesibilidad a los jugadores. Los clubes lo tienen que cuidar”.

La primera, el establecimiento de un sistema de calificación de la solvencia de los clubes, un rating al estilo del que se utiliza, por ejemplo, en el sistema bancario, y que ha sido diseñado con la ayuda de PwC. “Trabajamos en él desde noviembre de 2014, y queremos que funcione en todos los clubes a partir de enero de 2017, con las cuentas de 2016 ya cerradas”, detalló Gómez a este diario. El sistema cuenta con 57 indicadores, relativos a la gestión económica, deportiva, reputacional y de control interno.El lado económico será el de más peso, decantando el 50% de la nota final. Hasta siete equipos lo han implantado, a modo de prueba. “El objetivo es devolver a los clubes al circuito de la financiación tradicional, y que dejen de pagar intereses del orden del 15% por los préstamos”. Y, sobre todo, prosiguió, reforzar la credibilidad del sector “para que vengan inversores extranjeros”.

Algo que ya está sucediendo. Javier Gómez describió que, desde el inicio de este año, se ha producido “un aluvión” de propuestas de compra de clubes españoles. Esto ha provocado que la patronal tenga que acelerar la preparación de un protocolo específico “para ayudar a los equipos a encarar estos procesos de forma ordenada”. Con la autorización de estos, La Liga ha preparado un cuaderno de ventas con sus datos concretos, para trasladarlos a los interesados. “Todo este tipo de medidas te lleva a generar credibilidad, y por tanto, más patrocinios, intereres de inversión... Y nos servirá para ser líderes”, insistió, convencido, Javier Gómez.

  • El papel de los clubes

El ejecutivo reconoció que la voluntad de los clubes ha sido definitiva para impulsar la transformación del sector. “El nuevo enfoque de los administradores ha sido clave. Y que entendieran que la normativa se aplicaría a todos, sin excepción”.

Andrea Traverso, jefe de licencia y Fair Play financiero de la UEFA, explicó a los presentes en la jornada del IESE que el organismo europeo “ha podido implementar las medidas de control por la predisposición de los clubes. Había presidentes que venían a pedirnos que hiciésemos algo”. El resultado es que, en 2015, el valor de las facturas impagadas por los clubes europeos era de cinco millones de euros, frente a los 57 de 2011. “En este proceso, las autoridades españolas se han sentado en el asiento del conductor”, destacó Traverso.

Desde el inicio del año ha habido un “aluvión” de propuestas de inversores por clubes españoles, según el director general de La Liga

Para Francisco Catalán, presidente del Levante, “la palabra control se quedaba corta en la temporada 2013-2014. Ahora vivimos un momento de transición, porque el fútbol español todavía no ha puesto el contador a cero. Si lo hacemos, el escenario que tenemos por delante es muy bonito y potente, y todos vamos a tener la oportunidad de dar grandes saltos de calidad”. “Hay que pasar de ser un club de fútbol, que prioriza gastar para luego intentar ganar, y pasar a ser una empresa de fútbol, que busca generar ingresos y, a partir de ellos, los plasma en el césped”, resumió, por su parte, Ramón Robert, consejero delegado del Espanyol.