La teleco española pagará 125 millones al operador de satélites
Instalaciones de Quantis.
Instalaciones de Quantis.

Quantis compra a Hispasat toda la capacidad de su satelite 30W-6 en banda Ka sobre Marruecos

Las empresas españolas Hispasat y Quantis quieren impulsar su actividad en el continente africano y, con este fin, ambas han anunciado esta tarde en Marruecos la firma de un contrato que les permitirá impulsar su negocio de banda ancha por satélite en este país, donde hoy por hoy el despliegue de redes terrestres y celulares es menor que en otros países. El acuerdo supone “un hito”, según explica a CincoDías Ignacio Sanchís, director de Negocio de Hispasat, pues el contrato incluye la compra por parte de Quantis de toda la capacidad en banda Ka del satélite Hispasat 30W-6 sobre Marruecos hasta el final de su vida útil, estimada en 15 años, por un importe cercano a los 125 millones de euros.

El satélite, de alto rendimiento, será lanzado al espacio en junio de 2017 con cargas de banda Ka importantes sobre Marruecos, España y Portugal y otros países europeos. “Son las mejores frecuencias para poder dar acceso a internet de alta velocidad por satélite, pues permiten tener mucho más ancho de banda disponible”, aclara Aquilino Antuña, consejero delegado de Quantis. El directivo asegura que con este acuerdo las capacidades de su compañía para dar servicio de banda ancha en Marruecos cambian completamente, pues el nuevo satélite de Hispasat cubrirá el 80% de la población marroquí. Además, darán cobertura al sur del país mediante la banda de frecuencias Ku de los satélites Hispasat 30W-4 y 30W-5, situados también en la misma posición orbital 30º Oeste.

“Estamos hablando de dar servicios de muy alta velocidad, de 20, 30 o 50 megabits por segundo”, continúa Antuña, que detalla que el satélite que lanzará Hispasat el próximo año tiene una capacidad embarcada de 1 GHz, “equivalente a unos 30 transpondedores de los satélites convencionales, lo que nos permitirá dar servicios de muy alta calidad”.

Aunque en ese país hay otras operadoras ofreciendo servicios por satélite como Maroc Telecom (el operador incumbente de allí), “nadie está haciendo la apuesta que estamos haciendo nosotros por el desarrollo y universalización de la banda ancha en la población de Marruecos”, defiende Antuña, que agradece a Hispasat, “los esfuerzos que ha hecho” para cerrar con éxito este acuerdo, que ha llevado más de seis meses de negociación. Se refiere a que la Agencia Nacional de la Regulación de las Telecomunicaciones de Marruecos exige que para dar servicios de telecomunicaciones por satélite (internet, voz, televisión) en el país se debe construir un telepuerto en territorio marroquí y eso ha obligado a Hispasat a hacer una modificación en el diseño del satélite cuando ya estaba en construcción, “pues inicialmente estaba previsto gestionar todo desde una estación terrestre en España”.

Este requerimiento también obligará a Quantis a construir la citada infraestructura terrestre en Marruecos, que tendrá que estar lista para junio de 2017 y que supondrá para esta compañía, que recientemente conectó a internet a través de satélite a 4.000 escuelas en ese país, una inversión adicional de un millón de euros y la creación de unos 50 puestos de trabajo directos en Marruecos. El objetivo de la teleco es captar al menos 50.000 clientes (hogares y empresas), en un país con más de 35 millones de habitantes, en un plazo de 5-6 años.

Quantis, creada en 2009 y que el pasado año hizo una ampliación de capital por la que Eneas Alternative Investment tomó una participación en la empresa cercana al 50%,tiene planes de crecer también hacia Latinoamérica y hacia otros países africanos, donde hay muchas zonas sin otras alternativas de conexión. Actualmente, cuenta con una filial en Costa de Marfil, donde está negociando proyectos para dar internet en miles de hogares. “Es muy interesante lo que estamos haciendo en ese país, pues la idea es meter internet cuando construyen las casas e incluir la antena en la hipoteca; es decir, que cuando alguien compre una vivienda y firme la hipoteca, esta incorpore el pago dela antena. Serán casas con agua, luz e internet”, cuenta Antuña. Quantis prevé cerrar 2015 con una facturación superior a los 12 millones de euros. “Estamos en plena auditoría, pero todo apunta que acabaremos con ebitda positivo, aunque sin beneficio neto, debido a que 2015 ha sido un año de fuertes inversiones”.

Por su parte, Hispasat, que obtuvo unos ingresos en 2015 de 219,6 millones, un 8,7% más frente al ejercicio anterior, y un beneficio neto atribuido de 62,6 millones de euros, un 37,2% más frente al ejercicio anterior, tiene un plan de crecimiento bastante intenso. “Invertiremos 1.000 millones en cinco años [en 2015 invirtió 245 millones]. Y entre final de este año y 2017 lanzaremos tres nuevos satélites, que reemplazarán capacidades satelitales ya existentes y crearán otras nuevas y en banda Ka”, subraya Sanchís, que destaca que el satélite 30W-6 les dará “un empujón muy importante” en el norte de África, “un área geográfica donde nos hemos propuesto crecer”.

Según el directivo, Hispasat quiere ampliar su negocio de banda ancha en nuevos mercados. “Hay una gran preocupación por el desarrollo digital de las economías del norte de África y son países que pueden adoptar un modelo de desarrollo similar al de Latinoamérica, donde ya tenemos una posición relevante.“La capacidad que ponemos sobre Marruecos es muy importante y supone una mejora clara para las comunicaciones del país. Quantis va a poder atacar el mercado con ofertas para el mercado residencial, corporativo y de la Administración, pues actualmente más de un 30% de la población marroquí no tiene acceso a internet. Creemos que hay una oportunidad muy buena para las dos compañías”.

Un acuerdo que se suma al de Facebook-Eutelsat

El contrato entre Quantis e Hispasat es uno de los más grandes firmados en Europa este año, según cuenta Aquilino Antuña, quien también destaca otra alianza alcanzada a finales de 2015 por Facebook con Eutelsat para lanzar un satélite a finales de este año para dar conexión en el África subsahariana, donde se encuentran los niveles más bajos de acceso a internet. “Hay mucha actividad ahora en torno al satélite, que resulta imprescindible para acabar con la brecha digital”, añade el directivo, que también destaca como la empresa inglesa Avanti va a lanzar también otros dos satélites en esa misma región y como en EE UU, donde hay un gran despliegue de fibra y buena red celular, ya hay dos millones de clientes de banda ancha por satélite.

“Aunque se desarrolle más la fibra óptica, el 4G y después el 5G siempre habrá hogares sin cobertura, así que siempre va a haber hueco para el satélite. Una tecnología que podría estar dando 100 Mbps antes de 2020”, continúa Antuña. El consejero delegado de Quantis, que recuerda que en el mundo hay más de 3.000 millones de personas sin internet, asegura que han mantenido reuniones con la ministra de telecomunicaciones de Sudáfrica durante el Mobile World Congress de Barcelona para analizar oportunidades en ese país. “Todos los países tienen las mismas necesidades y estos países no pueden esperar para dar internet a sus ciudadanos, porque ya van tarde”.