La OCDE impulsa un pacto para exigir más información a las multinacionales
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro.
El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro. EFE

Acuerdo mundial contra la planificación fiscal agresiva

España y otros 30 Estados intercambiarán los bautizados como 'Informes País por País'

España y otros 30 Estados firmaron ayer en París el Acuerdo Multilateral entre Autoridades Competentes para el Intercambio de Información País por País. El pacto se enmarca en el proyecto BEPS de la OCDE que lucha contra la erosión fiscal y la planificación tributaria agresiva.

El informe país por país es un documento que las autoridades fiscales exigirán a las multinacionales, que deberán detallar su actividad en cada uno de los territorios en los que tengan presencia. Las grandes empresas informarán sobre las rentas generadas en cada Estado, la actividad económica que desarrollan, el número de trabajadores o los impuestos pagados en cada nación. Se trata de una información valiosa que permitirá a las administraciones fiscales luchar de forma más efectiva contra, por ejemplo, la utilización de estrategias fiscales para trasladar los beneficios a territorios de baja tributación.

La compañía entregará el informe país por país a la Administración tributaria del Estado en el que esté ubicada la matriz de la empresa. Y, posteriormente, las administraciones intercambiarán esa información. España sabrá, por ejemplo, cuántos impuestos ha pagado una multinacional en Suiza, Francia o Alemania. Las filiales también deberán presentar el informe en el caso de que las cabeceras del grupo estén ubicadas en países con los que no existe un acuerdo de intercambio de información.

A través de un comunicado, Hacienda recordó que el Gobierno ya incluyó en la legislación interna la nueva obligación, que afecta a multinacionales con una cifra de negocios superior a los 750 millones. De hecho, la medida entró en vigor este año, aunque la información se facilitará en 2017, cuando se presenta la declaración anual del impuesto sobre sociedades del ejercicio en curso.