La idea ha sido trasladada por la Comisión Europea al Tribunal de Justicia de la Unión Europea

Bruselas pide a la banca devolver el dinero de las cláusulas suelo nulas

Bruselas / Madrid

La Comisión Europea se muestra tajante. Los tribunales nacionales no tienen competencia, salvo en casos excepcionales, para limitar las indemnizaciones a un consumidor cuando se anula por abusiva la cláusula de un contrato. Y según el organismo europeo, en el caso de las cláusulas suelo de las hipotecas anuladas por el Supremo en 2013, no concurren las circunstancias necesarias para limitar el derecho retroactivo a una indemnización para los perjudicados.

El documento de la Comisión se opone con contundencia a los argumentos esgrimidos por el Supremo para limitar la retroactividad. Y Bruselas invoca la jurisprudencia europea para pedir a los jueces comunitarios que rebatan al tribunal español y reconozca el derecho retroactivo de los consumidores a ser compensados por lo que pagaron de más como consecuencia de las llamadas cláusulas suelo.

El informe de la Comisión es solo una de las alegaciones presentadas ante el Tribunal de Justicia Europeo, con sede en Luxemburgo. Pero dado que la Comisión es la encargada de velar por el cumplimiento de la directiva, puede tener bastante influencia en el futuro veredicto. Si los jueces siguen el razonamiento de la Comisión, la futura sentencia podría suponer una factura multimillonaria para la banca española.

España también ha presentado sus propias alegaciones para defender el límite a la retroactividad de las indemnizaciones. Y otros Gobiernos, como el de Reino Unido, también se han personado en el caso para defender el derecho de los tribunales nacionales a limitar las indemnizaciones. Pero el informe de la Comisión, revelado ayer por El País, es contundente. “Si se les permitiera a los jueces nacionales moderar a su discreción las cantidades a devolver (...) se estaría vaciando de contenido (...) la directiva y eliminando el efecto disuasorio de dicho precepto para los comerciantes”.

La banca aguarda también la respuesta de la juez a la macrodemanda
interpuesta por 15.000 afectados

El documento de la Comisión ha sido remitido al Tribunal de Luxemburgo en el marco de una consulta prejudicial presentada por el Juzgado Mercantil número 1 de Granada. El caso atañe a una demanda presentada por un cliente de BBK Cajasur. Y el juzgado plantea a los jueces comunitarios sus dudas sobre la compatibilidad entre el límite a la retroactividad con la directiva sobre cláusulas abusivas en los contratos celebrados con consumidores.

Los servicios jurídicos de la Comisión piden al Tribunal que responda al juzgado de Ganada que la anulación de una cláusula abusiva no es compatible con la limitación de los efectos de dicha nulidad, es decir, con la concesión de indemnizaciones o compensaciones.

Bruselas solo ve un motivo para justificar una potencial limitación en la retroactividad: cuando sea necesario para preservar el llamado “principio de cosa juzgada”. Otras partes presentes en el caso argumentan todo lo contrario. El Gobierno británico, siempre en guardia ante casos que pueden afectar a su poderoso sector financiero, defiende el derecho de un tribunal nacional a limitar los efectos de una sentencia sobre una cláusula abusiva. Y Londres añade que la directiva europea sobre esa materia “no trata de la concesión de una indemnización o de la las vías de compensación (....) Estas cuestiones no están armonizadas y siguen editando reguladas por el Derecho nacional”.

La última palabra la tendrá el Tribunal de Luxemburgo, que aún puede tardar varios meses en contestar al juzgado de Granada. Unos meses antes de la sentencia se pronunciará el abogado general del Tribunal Europeo, cuyo dictamen sí que servirá de referencia. A partir de ahí, el sector financiero sabrá si puede respirar aliviado o debe provisionar millones de euros. La banca, además, espera la respuesta de la juez del Juzgado de lo Mercantil número 11 de Madrid a la macrodemanda interpuesta por 15.000 afectados.

El sector afirma que hay que esperar

CaixaBank anunció el viernes su decisión de eliminar las cláusulas suelo de sus 200.000 hipotecas, medida que fue secundada por Bankia, con unos 30.000 créditos con cláusulas suelo. Banco Sabadell, sin embargo, considera que son transparentes y solo las eliminará si la justicia se lo pide.

Fuentes bancarias, de hecho, explican que el informe de Bruselas no es definitivo ni vinculante y no tiene por qué afectar a todo el sector. Hay que esperar a que el Tribunal de Justicia se pronuncie por qué, a quién, cómo y desde cuándo puede afectar, explican en el sector.

Normas
Entra en EL PAÍS