La economía colaborativa se ha convertido en una salida para autores y editores de la generación del milenio
Cuando la soledad se convierte en germen de la innovación

Cuando la soledad se convierte en germen de la innovación

El libro digital supone un 5% de la facturación del sector.

Las publicaciones ‘marca España’ cruzan fronteras y superan los 542 millones de euros.

Recuperar el espíritu de la Generación del 27 para, como decía José Ortega y Gasset, superar “el límite y la prisión” que suponen “nuestras convicciones más arraigadas e indubitables”. Esa es en sí la esencia de muchos emprendimientos que están haciendo resurgir el sector editorial.

Hace apenas un par de semanas se celebraba en Madrid la 33 edición de Liber, la Feria Internacional del Libro, y lo hacía bajo el marco de una recuperación que se esperaba desde hace cinco años. Algo que en gran medida se debe al avance del libro digital que en 2014 supuso un 5% de las ventas totales del sector en España y que se situaron en 2.195 millones de euros (un 0,6% más con respecto a 2013).

Así, según los datos que se recogen en el Análisis del Mercado Editorial en España, el formato digital incrementó su facturación en un 37,3%, alcanzando los 110 millones de euros, casi 30 millones más que el año precedente, y se vendieron 11,22 millones de ejemplares, muchos de ellos a través de plataformas digitales.

Precisamente, han sido éstas las que “han allanado el camino para llegar a más público”, explica Isabel Cañelles, fundadora de la Escuela de Editores y autora de varios libros, entre ellos Los cuentos de amor ya no se llevan, quien apostilla que el auge del libro digital “no tiene que ser un hándicap”.

"El escritor novel está desprotegido", afirma Cañelles

Además de escritora, Cañelles es fundadora y directora de Relee (Red Libre-Escritura y Edición), un proyecto pionero en el sector editorial cuyo germen se encuentra en “la soledad que acompaña tradicionalmente al escritor”.

La escritora se vio motivada a emprender por la carencia de un modelo de 360 grados, en el que se acompañase al autor durante el periplo que va desde su formación en los talleres literarios hasta la publicación definitiva de la obra: “El escritor novel está desprotegido en un proceso que es muy complicado”, afirma.

Los autores que se forman en los talleres de Relee se convierten en editores de sus propias obras guiados por sus propios profesores que se convierten en “faro y acompañante”. Ahora bien, todo gira en torno a la calidad de las cinco o siete obras “a lo sumo” que verán la luz tras finalizar el proceso de formación ya que la literatura “no es el método ni para ahorrar dinero ni para ganarlo”, se lamenta la escritora.

De hecho, el valor añadido que ofrece la plataforma es en concreto el acompañamiento y la reciprocidad de opiniones que el autor recibe de los lectores desde el momento en que se publica el borrador de la obra, a través de un método de escritura colaborativa cuyo paradigma se haya en los postulados que Francisco Giner de los Ríos desarrolló en la Institución Libre de Enseñanza en 1876.

Se vende caro

El mundo digital ha abierto las puertas a muchos autores que permanecían en el anonimato. Plataformas como Bubok, una editorial que surgió en 2008 y que permite autopublicar y vender a los autores sus obras de forma gratuita han contribuido a ello.

La escritora Isabel Cañelles.
La escritora Isabel Cañelles.

De los más de 70.000 títulos que han publicado, 26.000 corresponden a e-books. En este sentido, Sergio Mejías, director general y socio de Bubok explica que “el libro digital ha pasado de la nada a ser el 10% de la facturación total del grupo y el 60% de las unidades vendidas”.

Cifras que se han visto mejoradas por las sucesivas bajadas de precios de los últimos años, lo que “forma parte de un proceso lógico” apunta Isabel Cañelles “vendes más barato porque te cuesta menos la edición”. Aún así se lamenta de que “las editoriales se empeñan en vender carísimo los libros digitales”, cuyos precios medios se fijan en los 9,8 euros, según Análisis del Mercado Editorial en España.

A este respecto, Mejías explica que “cuando surgió el fenómeno del e-book le pusieron el mismo precio que al papel lo que generaba rechazo en el consumidor”, y añade que “los autores no son conscientes de que un libro no se vende por el tamaño ni por el tiempo de dedicación, sino por lo que el lector quiera pagar por él”.

Distribución eficiente

Creación y venta en el sector literario deben acompañarse por una distribución eficiente. Y para ello también existen plataformas. Es el caso de LdLibros, que se presentaba hace dos semanas en Madrid, en Liber, y que conecta en red a editoriales y librerías que realizan el pedido ad hoc para sus clientes, lo que no solo amplía la oferta sino que también supone un ahorro en almacenaje.

Fernando Varela, director general de LdLibros y coordinador editorial en Lengua de Trapo y editor en Narval Editores, explicaba que “el objetivo dar una solución a lo ineficaz que es el sistema actual así como enriquecer la oferta de los lectores y que ningún libro se quede sin editar por los elevados costes de distribución y producción”.

De hecho, cabe destacar que la plataforma nace con más de 2.000 libros en sus estanterías virtuales, 800 librerías asociadas y acuerdos con más de 20 editoriales.

Normas
Entra en EL PAÍS