Atención a la política monetaria estadounidense
¿Ha llegado el final de ciclo alcista en las Bolsas?

¿Ha llegado el final de ciclo alcista en las Bolsas?

El auténtico riesgo que afrontan los mercados es una nueva recesión en países desarrollados

La Bolsa podría caer hasta un 50% en un nuevo ciclo bajista

Las fuertes y rápidas caídas que se registraron en los principales índices bursátiles virtualmente en una sola semana hacia finales de agosto vinieron acompañadas de alta volatilidad y - lo que es más importante - de la materialización de un riesgo que llevaba “cocinándose” durante meses sino dos años: una agudización de la desaceleración de la economía china. Curiosamente, la agudización de esa desaceleración en marcha tiene que ver más con la publicación de indicadores adelantados de actividad y actuaciones de las autoridades como la modesta devaluación del yuan o una nueva bajada de tipos o estímulos para sus bolsas, que ponen de manifiesto su preocupación por el desempeño económico, que con datos reales actuales mucho peores que en meses o trimestres anteriores.

En cualquier caso, la situación es muy seria ya que un aterrizaje forzoso de la economía china tendría efectos globales que con seguridad derivarían en un shock de mercados en toda regla. Dicho shock probablemente nos conduciría a un mercado bajista (acompañado o no de recesión) y es ahí donde se encuentra la clave de la cuestión: ¿Lo que hemos experimentado en las últimas semanas es una corrección dentro de una mercado de fondo alcista y por lo tanto en algún momento en las próximas semanas o meses recuperaremos y superaremos los niveles anteriores o por el contrario forma parte del comienzo de un mercado cíclico bajista con sus devastadoras consecuencias (caídas del entono del 40-50% en los índices) en carteras expuestas a riesgo de bolsa y crédito?

Para responder a esta complicada cuestión hay que entender que la inmensa mayoría de mercados bajistas no han tenido su origen en shocks sino que han anticipado una recesión económica y/o han estado precedidos por una subida de tipos y empeoramiento de la oferta de crédito.

Así, para saber si los mercados que realmente importan a los inversores españoles y marcan tendencia global (los de países desarrollados y el norteamericano respectivamente) pueden haber iniciado una senda bajista habría que tratar de responder si una nueva recesión en Estados Unidos y Europa es inminente y si estamos en un ciclo de subida de tipos y de contracción del crédito a la economía. Pues bien, los indicadores son bastante concluyentes en que una recesión económica no es inminente en estos dos bloques económicos que representan más de la mitad de la economía mundial.

Respecto a la subida de tipos sigue siendo extremadamente acomodaticia tanto en Europa como en Japón y en el caso norteamericano, aunque ciertamente desde el comienzo del famoso “tapering” se ha venido produciendo un ligero endurecimiento, estamos muy lejos de una política monetaria restrictiva. Estos son realmente los principales argumentos a los que se pueden agarrar “los alcistas” que ven en las recientes caídas “sólo” una fuerte corrección de mercados.

Efectivamente, ya que por el contrario y como les hemos venido señalando este año y hace sólo un mes en estas mismas páginas, los signos de madurez en el mercado y debilidad macro son muy significativos. Las valoraciones, algo que tiene que ver poco o nada con la dirección de los mercados a corto plazo pero sí en el medio y largo plazo, se encuentran en general en niveles muy poco atractivos, especialmente en Estados Unidos. Los márgenes empresariales están en niveles máximos y con poca visibilidad de crecimiento. De hecho, en Estados Unidos están en ligera contracción, otro indicador de problemas para las bolsas en el horizonte.

Nuestra conclusión es que va a haber que vigilar con gran detenimiento en las próximas semanas tres desarrollos entre otros varios para dilucidar la gran cuestión:

En primer lugar la subida o no de tipos por parte de Yellen en septiembre ya que en caso de que se materialice será un paso concreto en el endurecimiento de la política monetaria, un factor como hemos dicho decisivo en la anticipación de mercados bajistas. Además, probablemente en esta ocasión, un muy limitado endurecimiento sería suficiente para debilitar el ciclo económico y empujar a las economías a una contracción.

En segundo lugar, una mayor ampliación o no de los diferenciales de crédito en Estados Unidos. La expansión continuada de los diferenciales de crédito en los bonos corporativos de alto rendimiento y de mayor calidad es otro de los indicadores más fiables a la hora de anticipar mercados bajistas.

Por último, los indicadores adelantados de actividad en las economías emergentes ya que un fuerte deterioro adicional de las mismas aumentarían las probabilidades de un shock proveniente de aquellas regiones del mundo, el tercer y en todo caso poco predecible factor que se encuentra detrás de los ciclos de bolsas bajistas.

Terminamos con una recomendación habitual en estas páginas. Es absolutamente fundamental la construcción de carteras sólidas y diversificadas con un buen binomio rentabilidad / riesgo y donde el inversor conozca con precisión cuales son los riesgos de pérdida concretos para asegurase que son asumibles. Nos tememos que en el último año son muchos los ahorradores que se han dirigido a fondos o carteras de inversión con la etiqueta de conservadores que realmente no se les había informado adecuadamente de los riesgos que corrían.

Normas
Entra en EL PAÍS