Se han invertido más de 570 millones de euros
La ‘clase media’ lleva a la Liga a un gasto récord en fichajes Ampliar foto

La ‘clase media’ lleva a la Liga a un gasto récord en fichajes

Hasta 15 equipos suben su inversión. Barça y Madrid, entre los que la reducen

Entre documentación extraviada y fichajes frustrados, la Liga española de fútbol cerraba en la madrugada del lunes al martes el plazo de inscripción de nuevos jugadores para la temporada que ya ha empezado. Y tras las incorporaciones de los últimos días, el saldo final es de un récord absoluto en la inversión de los clubes, que ha superado los 570 millones de euros. Es la cifra más abultada en cualquier mercado de verano de la competición doméstica, superando en más de 30 millones la anterior barrera, fijada en la temporada 2007/2008, justo antes de la explosión de una crisis que también impactó en el fútbol.

Jackson Martínez y Arda, los más caros

El delantero colombiano del Atlético de Madrid, Jackson Martínez
El delantero colombiano del Atlético de Madrid, Jackson Martínez

No ha sido un verano de fichajes estratosféricos. Pese a que el mercado se había acostumbrado a los traspasos de entre 60 y 100 millones de euros, este verano la barrera se ha quedado en los 35 millones. Una cantidad que ha pagado el Atlético de Madrid por el colombiano Jackson Martínez, procedente del Porto, y el Barcelona por Arda Turan, sujeto a cantidades adicionales por rendimiento, aunque no podrá hacer su debut hasta enero por la sanción de la FIFA al club catalán.

Tras ellos se sitúan dos jugadores del Real Madrid. El croata Kovacic, por el que ha pagado 30 millones que llegarían a 35, de cumplirse ciertos objetivos, y Danilo, que costó otros 30. La mayor venta de un club de la Liga corresponde al Valencia, y a los 45 millones recibidos por Otamendi.

Un récord que, además, se caracteriza por haber estado soportado por las inversiones efectuadas por los clubes de la llamada clase media de la Liga. Hasta 15 de los 20 equipos que compiten en la Primera División española han aumentado su gasto en fichajes, y entre ellos no están ni Real Madrid ni Barcelona. Si en la temporada pasada, las incorporaciones de ambos clubes acapararon el 60% del gasto total en la Liga, con inversiones como los 80 millones que el club blanco pagó por James, o los 81 de los culés en Luis Suárez, en esta ocasión su porcentaje se reduce al 25%. A falta de fichajes galácticos, los dos grandes han apostado por la austeridad, y por primera vez desde 2011 ninguno de ellos lidera la tabla de gastos, según los datos de la web especializada Transfermarkt.

Valencia y Atlético de Madrid les superan en este particular ránking, ambos en el entorno de los 140 millones de euros. Los primeros, tras hacerse con la propiedad de futbolistas como Negredo o Rodrigo, que ya jugaron el año pasado en el club, y comprar al central tunecino Abdennour por cerca de 25 millones. Los colchoneros, por su parte, han animado el mercado con la compra de hasta ocho jugadores.

La ayuda de la televisión

Sevilla, Villarreal, Real Sociedad, Celta de Vigo, Athletic, Málaga o Levante también han aumentado de manera considerable sus inversiones. En unos casos, ayudados por las ventas de otros jugadores, pero en todos, motivados por el nuevo modelo de reparto del dinero procedente de las televisiones.

Éste, regulado por ley para la temporada 2016/2017, pero anticipado un año por iniciativa de la patronal de los clubes, la Liga de Fútbol Profesional (LFP), contempla la venta conjunta de los derechos, y no de manera individual, como se hacía hasta ahora. El presidente de la LFP, Javier Tebas, declaraba en una entrevista al Diario As que la recaudación para este año se eleva a los 1.300 millones, frente a los 850 que se conseguían hasta ahora.

El nuevo reparto hace que cada club vaya a ingresar entre un 15% y un 20% más al año, de media, lo que permite incrementar la inversión, tras unos años en los que los pagos a Hacienda, a la que el fútbol profesional debe más de 500 millones de euros, protagonizaban las principales partidas de gastos. La intención de la LFP es que la deuda con el fisco se elimine por completo en un plazo de entre tres y cuatro años.

Normas
Entra en EL PAÍS