La brecha regional en las universidades va en aumento
Coste medio de la matrícula universitaria Ampliar foto

¿Dónde es más caro estudiar una carrera universitaria?

Estudiar en Cataluña cuesta el doble que hacerlo en Canarias

España es uno de los países más caros de la Unión Europea

Una vez superadas las pruebas de acceso a la universidad y con el verano casi acabado, muchos estudiantes tienen que elegir la facultad en la que desean continuar con su formación; un proceso, en muchas ocasiones, complicado. Poder acceder a la carrera soñada, barajar la opción de marcharse a otra ciudad o tener que escoger entre los centros que tienen mejor o peor estimación, son algunos de los factores que más pesan en las valoraciones. Pero sin duda, otro muy importante es el precio de la matrícula y el coste económico que acarrea cada carrera, sobre todo cuando las diferencias entre las comunidades autónomas son tan marcadas. Con el reciente aumento de las tasas universitarias, esta desemejanza cobra especial protagonismo. Y es que, el precio de los créditos de una primera matrícula puede ser casi tres veces superior en una universidad u otra, dependiendo de la región elegida para estudiar.

Tan solo tomando como referencia el precio de la matrícula en un grado universitario, España es uno de los países más caros de la Unión Europea en los que estudiar. “En el curso pasado, el importe anual de las matrículas de grado era de 1.257 euros en España, solo superado por Reino Unido (4.409 euros), Irlanda (2.500 euros), e Italia, con 1.300 euros”, según la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE).

Pero estas cifras hacen referencia únicamente a la matriculación anual media en un grado. Si tenemos en cuenta todos los ingresos que cada alumno debe desembolsar anualmente, entre tasas, gastos burocráticos y otros costes, la media española ascendería a los 1.793 euros por cada estudiante. Y de todas las comunidades autónomas, Cataluña es la que más dinero exige a sus matriculados para hacer frente a los presupuestos de sus universidades. Entre las tasas universitarias y otros ingresos que realizan los alumnos, cada matriculado en una facultad catalana paga una media de 2.776 euros al año, convirtiéndose en región española más cara. Le siguen la Comunidad de Madrid, con una media de 2.317 euros anuales por cada estudiante, y Navarra, con 1.948 euros por curso. Al otro lado del ranking se encuentran las universidades canarias, con 1.004 euros por cada alumno; la única pública presencial del País Vasco, con 1.099 euros y las de Galicia, que ingresan 1.248 euros por cada matriculado. Son cifras del informe La Contribución de las Universidades Españolas al Desarrollo, elaborado por la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD).

Los datos, relativos al pasado curso académico (2013-2014), toman como referencia las 47 universidades públicas presenciales de España, y ponen de manifiesto la enorme disparidad que existe entre las diferentes comunidades autónomas. 

España es uno de los países más caros de la Unión Europea en los que estudiar

El encarecimiento del crédito
Este salto cobró fuerza hace dos cursos, cuando el precio medio de cada crédito matriculado experimentó un marcado ascenso. En el ejercicio 2012-2013, cada crédito costaba, de media, 10,9 euros en Canarias, 11,8 euros en Galicia y 13,6 euros en el País Vasco. En el curso 2014-2015, el precio de cada crédito ha sido de 15,2 euros, 11,8 euros (otra vez) y 16,4 euros, respectivamente en cada región. A su vez, el aumento del importe del crédito en las comunidades más caras para estudiar, también ha sido notable. Hace dos cursos, el precio medio era de 25,2 euros en Madrid, 24 euros en Cataluña y 16,2 euros en Navarra. En el último curso, el aumento de las tasas ha variado el orden del ranking. Ahora, el crédito cuesta en Cataluña 33,5 euros; 30,3 euros en Madrid y 19,2 euros en la comunidad foral.

“Los precios públicos se han ampliado de forma progresiva, agudizando las diferencias entre las regiones. Y aunque todas las comunidades han aumentado sus precios, lo han hecho de forma dispar”, afirman desde la CRUE. Destacan Cataluña (con un incremento del 158% desde 2008), Madrid (subida del 117%) y Valencia (incremento del 93%). La diferencia es notable si se compara con Galicia, Andalucía y Cantabria, que han aumentado sus precios en un 5%, 9% y 10% respectivamente desde 2008, tal y como explican desde dicho organismo.

La fijación de los precios públicos no está relacionada con el nivel de renta per cápita

Estas diferencias territoriales repercuten, como es lógico, en la renta y en el esfuerzo económico que tienen que desempeñar las familias para poder hacer frente a los gastos de los estudios superiores. “Cataluña es la región donde el esfuerzo sobre su renta per cápita es mayor, con el 7,5%, seguida de Castilla y León, Madrid y Valencia, las tres con un 6,3%. Las comunidades que menor esfuerzo desempeñan son País Vasco, Galicia y Cantabria (con un 3%)”, comentan en la CRUE. Con sus más y sus menos, todas las regiones han de llevar a cabo un esfuerzo para hacer frente a los costes universitarios porque, como explica la Conferencia de Rectores, “la fijación de precios públicos no está relacionada con el nivel de renta per cápita de la región”.

Y aunque las universidades canarias sean las más asequibles y las de Cataluña las que más dinero cuestan a sus estudiantes, también se aprecian importantes diferencias entre los centros de cada región. Según se desprende del Informe CYD, la universidad Rovira i Virgili es la más barata de Cataluña, con un precio medio anual de 2.132 euros por alumno. Por el lado opuesto, la Universidad Politécnica de Cataluña, ingresa 3.345 euros por cada uno de los matriculados y la Pompeu Fabra, 2.367.

La carrera de Medicina, cada vez más cara

De la misma forma que los precios universitarios varían dependiendo de la comunidad autónoma, también lo hacen en función de la carrera escogida y de su grado de experimentalidad, entendiendo este como el requerido por aquellas modalidades que precisan de un mayor tiempo de práctica y de mayor infraestructura para poder llevarla a cabo.
Así, las carreras más asequibles son las que encontramos en los últimos niveles de experimentalidad, como Derecho, Economía, Historia o Magisterio. Es complicado establecer un precio medio entre estas modalidades, por su enorme heterogeneidad, pero durante el pasado curso, el precio aproximado del crédito rondaba los 20 euros. Las diferencias, no obstante, eran notables, de nuevo, entre las comunidades autonómas, con nueve euros en Galicia y 35 euros en Cataluña.
Pero los mayores saltos se observan en aquellas ramas con nivel uno de experimentalidad, como Medicina, las ingenierías o la Enfermería. El coste del crédito de primera matriculación en la carrera de Medicina es de 18 euros en Canarias y de 39 en Cataluña. La diferencia crece en el resto de matriculaciones. Suspender tres veces una asigantura de la carrera, supone tener que pagar 85 euros por crédito en Canarias en la cuarta matriculación. En la misma situación, un estudiante de Cataluña ha de ingresar 146 euros.

Canarias es, por su parte, la región más asequible para estudiar. La universidad de La Laguna (Tenerife) se embolsa 1.029 euros por cada alumno entre tasas y otros ingresos burocráticos. El otro centro del archipiélago, la Universidad de Gran Canaria, obtiene 981 euros por cada matriculado. Galicia, pese a contar con la universidad pública más barata de España (Universidad de A Coruña, que ingresa 854 euros por estudiante) y con la Universidad de Vigo (1.023 euros), es la tercera comunidad más económica, ya que la Universidad de Santiago de Compostela (1.751 euros) sube considerablemente la media gallega. La Universidad del País Vasco, con un ingreso anual de 1.099 euros por matriculado, convierte a la comunidad vasca en la segunda más asequible del ranking de las 47.

Normas
Entra en EL PAÍS