El canon de entrada en franquicias, ¿en peligro de extinción?

El canon de entrada en franquicias, ¿en peligro de extinción?

Las franquicias han reducido, o, incluso, eliminado en muchos casos, el canon de entrada. Con el objetivo de seguir creciendo y facilitando la apertura de nuevas cadenas, las franquicias han reducido sus requisitos en el derecho de entrada y en el local comercial, con el objetivo de ser más atractivas para los nuevos emprendedores.

La principal medida adoptada por las franquicias para poder crecer ha sido la reducción del canon de entrada. Este derecho de entrada para formar parte de una franquicia es variable, en función del tipo de enseña, y suele ser uno de los puntos clave para que un posible franquiciado siga adelante o no.

Desde que comenzara la crisis, la reducción del canon de entrada ha sido la medida más adoptada por las franquicias, según se muestra en el último estudio realizado por MundoFranquicia Consulting. Los problemas a la hora de obtener la financiación, o la falta de recursos han provocado que las franquicias hayan reducido estos cánones o, incluso, los hayan eliminado, especialmente desde hace un año a esta parte.

Menor (o ningún) canon de entrada

El 77% (o 728 cadenas) de las franquicias requieren un importe inferior a 18.000 euros como canon de entrada, o directamente no tienen este requisito. Este porcentaje ha subido un 2% con respecto al año pasado, lo que pone de manifiesto que el sector de las franquicias están teniendo en cuenta la situación económica y han adoptado esta opción para poder crecer. Tan solo el 4% de las franquicias requieren un derecho de entrada superior a los 30.000 euros, y este porcentaje ha bajado también, un 1% comparándolo con el año 2013.

Ahorro en el local

Otra de las partidas en las que se destina más dinero en las franquicias es el local. Invertir en un local con unas características concretas en cuanto a tamaño y ubicación es uno de los grandes gatos que un franquiciado debe asumir. Por ello, las franquicias han ido reduciendo las exigencias en este punto y también han surgido nuevos modelos de negocio en los que no es necesario un local para desarrollar la actividad profesional. En los últimos años, se han incrementado de manera notable las franquicias que requiren locales de menos de 50 metros cuadrados o, incluso, no es necesario ningún local comercial para operar. Tan solo el 7% de las franquicias precisan locales de más de 250 m2, y son los correspondientes al sector de la hostelería y el ocio.

Normas
Entra en EL PAÍS