Operarán en Colombia y ampliarán su influencia en México
Usuario solicitando un coche a través de Cabify
Usuario solicitando un coche a través de Cabify

Cabify multiplica por nueve sus ingresos en el último año

La versión más barata, Cabify Lite, supone ya el 85% de la facturación total

Más de 3000 conductores autónomos trabajan bajo su marca

La estrategia de negocio de Cabify se aleja cada vez más del alquiler de coches de lujo con chofer. La versión más económica, Cabify Lite, supone un 85% del total de ingresos de la compañía apenas un año después de su puesta en marcha, y ha conseguido multiplicar por nueve la facturación total. Con estos resultados, la compañía planea introducirse en nuevos mercados, como el colombiano, al tiempo que extiende su influencia a otras áreas en México, donde opera desde hace tres años.

“Cabify Lite está pensada para todo el mundo. Tenemos coches más simples, pero con conductores y calidades muy buenas”, explica Juan Ignacio García Braschi, director de la compañía en España. La sección Lite apuesta por la búsqueda del ahorro de las empresas y usuarios, a los que prometen precios fijos conocidos con antelación y descuentos de hasta un 40%.

“Nuestro servicio es muy competitivo, un recorrido de Cibeles al aeropuerto de Madrid sale por 22 euros, independientemente del tráfico y de lo que se tarde”, comenta García Braschi, al tiempo que señala que han conseguido alinear los intereses de conductores y usuarios con sus precios fijados con antelación. “Nuestros clientes no tienen que preocuparse por el recorrido que les hace el conductor porque el precio será el mismo y nuestros chofer no tendrán incentivo para engañarles”, señala.

Desde la compañía sostienen que el éxito pasa por ofrecer una experiencia muy cuidada a sus clientes, para lo que hacen uno de las nuevas tecnologías. “Al final del recorrido se pide al usuario que valore el servicio. Si la puntuación es inferior a cuatro puntos (sobre cinco posibles), atención al cliente se pone en contacto para ver qué ha pasado y ponerle remedio”, comenta García Braschi.

La multinacional española ha conseguido multiplicar por seis el número de conductores y ya cuenta con cerca de 3000 autónomos que operan bajo su marca en todo el mundo. Además, posee una financiación de 16 millones de euros, con importantes inversores como el fondo español Seaya Ventures.

En lo que respecta a la polémica suscitada por la competencia, Uber, Cabify ha decidido desmarcarse completamente. En este sentido, García Braschi señala que “tenemos otra manera de hacer las cosas. Nuestros conductores siempre cumplen con la regulación de cada país, estemos o no de acuerdo. Desde la empresa señalan que se intenta mantener el diálogo con el sector del taxi para limitar unos roces que consideran “inevitables" por el hecho de operar en el mismo mercado.

Normas
Entra en EL PAÍS