Los escaparates de las entidades repletos de ofertas
Guerra hipotecaria en la banca para captar al cliente solvente pulsa en la foto

Guerra hipotecaria en la banca para captar al cliente solvente

La lucha por captar a los clientes más solventes y poder obtener de ellos la máxima vinculación está abierta. Y es que en los últimos meses, los escaparates de las sucursales bancarias se llenan de ofertas para la financiación en múltiples sectores pero sobre todo en el de las hipotecas. En un entorno de tipos casi a cero, la banca afronta el desafío de captar a los mejores clientes al tiempo que abarata sus préstamos, y sin sacrificar con ello sus márgenes de negocio. En apenas tres semanas, varias entidades financieras han recortado los diferenciales que ofrecen en sus préstamos hipotecarios a tipo variable. Cada vez son más las entidades que ofrecen diferenciales inferiores al 1,5% y algunas más agresivas, cerca del 1% y por debajo.

Diferenciales en el 1%. Una de las hipotecas más baratas sigue siendo la Hipoteca Variable de Kutxabank con un interés del euríbor más el 1%. Para disfrutar del tipo de interés reducido es necesario domiciliar la nómina (al menos 3.000 euros), hacer uso de las tarjetas (3.600 euros anuales), contratar los seguros de hogar y vida y realizar aportaciones al plan de pensiones de al menos 2.000 euros al año. Le sigue de cerca la de Liberbank. Desde hace dos semanas, la entidad ofrece una hipoteca con el diferencial por debajo del 1%, concretamente lo fija en el 0,99%. Este producto se puede contratar en las oficinas que la entidad llama la “red de expansión”. Es decir, fuera de Asturias, Cantabria, Extremadura y Castilla la Mancha. Sin gastos de apertura ni estudio, esta hipoteca se puede contratar. Los primeros 18 meses aplica un 1,95% y una vez superado ese período, se aplicará el 0,99. Este préstamo está vinculado a la Cuenta Sin de la entidad. Además, es necesaria la nómina, la contratación de un seguro multirriesgo de hogar. Otro requisito es la contratación de al menos una tarjeta de crédito y la realización de compras con las mismas por 1.500 euros por año. También es necesaria la contratación de un seguro de vida.

Más del 1%. BBVA ha sido una de las últimas entidades en entrar en la guerra hipotecaria al rebajar su diferencial desde el 1,6% al 1,25%. Eso sí, a cambio de tener unos ingresos mensuales de 1.500 euros ó 2.000 si son dos titulares y contratando cuatro productos, entre otras condiciones. Uno-e, con un diferencial del 1,3% y, Deutsche Bank, con 1,39% son las siguientes. En el primero, basta con domiciliar la nómina y contratar seguros de vida y hogar mientras que en el segundo hay más condiciones como la domiciliación de tres recibos y contratar tarjetas de débito y crédito. ING ha rebajado recientemente su diferencial al 1,29%.

 En el 1,5%. Santander, Ibercaja, Bankia y Bankinter ofrecen diferenciales del 1,5%. La diferencia entre ellos está en los requisitos que hay que cumplir para poder bajar el diferencial hasta esa cota.

Normas
Entra en EL PAÍS