Logra un alivio para el margen de negocio
La banca ahorra 4.100 millones en depósitos en un año

La banca ahorra 4.100 millones en depósitos en un año

El sector logra mantener márgenes pese al impacto de los tipos al cero

La nueva producción de depósitos se remunera a apenas el 0,49% de media

La abrupta bajada de tipos de interés, prácticamente al cero desde septiembre del pasado año, cuando el BCE los dejó en el 0,05%, ha planteado a las entidades financieras un duro escenario para la gestión de su negocio. Los bancos tienen en contra el gran elemento que les permite ganar dinero, el cobro de intereses por los créditos que conceden, aún escasos después de un traumático pinchazo de la burbuja inmobiliaria y de una demanda limitada, restringida de forma inevitable por la elevada tasa de desempleo. Además, el descenso de los tipos de interés también se traslada, aunque no sea en la misma magnitud, al precio que aplican en sus créditos los bancos, que logran a su vez una financiación más barata. El elemento positivo de la caída de tipos está sin embargo en el ahorro que están logrando los bancos con el abaratamiento de sus depósitos.

Según cálculos de AFI, los bancos españoles han logrado en un año un ahorro gracias a la menor remuneración de sus depósitos de 4.100 millones de euros, después de que el tipo de interés al que se paga el saldo vivo de este producto de ahorro haya descendido del 2,42% de finales de 2013 al 1,7% un año después. El ahorro ha proseguido en lo que va de año puesto que el tipo medio ponderado al que se remunera el saldo de los depósitos a plazo a hogares se situó en el mes de marzo en el 1,23%, según los últimos datos del Banco de España.

Caída en picado de rentabilidades

El descenso en las rentabilidades del conjunto del saldo es obvio después de que quedaran atrás los años de intensa rivalidad por captar depósitos, especialmente entre los años 2010 y 2013. Los bancos ofrecían entonces imposiciones a plazo a un interés a un año de hasta el 4%, en un claro esfuerzo por captar así la liquidez que se les negaba los cauces tradicionales, el mercado interbancario y el de capitales a través de las emisiones de deuda.

La situación se ha dado la vuelta por completo y con los bancos ya sin apuros de liquidez y bajo la presión de unos tipos de interés prácticamente al cero, la rentabilidad de los nuevos depósitos ha caído a mínimos. Así, el tipo medio que se paga en la nueva producción de depósitos a los particulares es del 0,49%, según datos de marzo del Banco de España. Una cifra que contrasta con el 1,23% que pagaban de media los bancos un año atrás y del 2,83% de media a cierre del año 2012.

Márgenes estables

La rentabilidad que se ofrece a los ahorradores en los depósitos ha caído en picado. Y también ha descendido la rentabilidad del crédito, siguiendo la estela de los tipos e interés. Aun así, la banca está logrando mantener su margen de clientes en un entorno tan adverso para el negocio bancario tradicional.

El margen de clientes de la banca española quedó al cierre del primer trimestre en el 2,05%, apenas sin cambios desde el 2,08% de cierre de 2014, año en que este indicador logró una recuperación significativa desde el 1,76% de 2013, de acuerdo con datos recopilados por AFI.

Este margen de clientes resulta de una rentabilidad del crédito en el 2,75% y un coste de los depósitos del 0,70%. Ambos indicadores han descendido respecto al cierre de 2014, cuando la rentabilidad del crédito fue del 3,08% y el coste de los depósitos, del 0,99%, lo que refleja que la banca se ha esforzado en gestionar la tendencia a la baja que pesa sobre ambas variables. El sector reconoce que el entorno actual de tipos de interés rozando el cero –y sin que se vaya a salir de zona de mínimos en el medio plazo– es un grave condicionante para la mejora de la rentabilidad, el gran objetivo una vez completado el saneamiento del balance.

Normas
Entra en EL PAÍS