Las provisiones y el ajuste cambiario de Venezuela marcan las cuentas
César Alierta, presidente de Telefónica.
César Alierta, presidente de Telefónica.

Telefónica reduce el beneficio un 34% en 2014 por las desinversiones y saneamientos

Los ingresos caen un 11,7% en términos reportados pero suben un 2,6% en términos orgánicos

La deuda, tras la venta de O2, se situaría en 31.705 millones

Propone un dividendo de 0,75 euros por acción para 2015 y 2016

Telefónica registró un beneficio de 3.001 millones de euros en 2014, un 34,7% menos que en el año anterior. En el cuarto trimestre, la ganancia neta bajó un 89,5% hasta 152 millones.

Las cuentas estuvieron marcadas por distintos impactos extraordinarios, especialmente en el cuarto trimestre, como las dotaciones no recurrentes, el ajuste cambiario en Venezuela (comunicado por la operadora la pasada semana) y las provisiones de gastos de reestructuración en países como Alemania. De hecho, en el cuarto trimestre, la empresa registró resultado antes de impuesto negativo.

Descontando estos efectos extraordinarios, el beneficio neto consolidado de Telefónica en el conjunto del ejercicio se habría situado en 4.462 millones de euros, un 18,6% menos.

La teleco registró unos ingresos de 50.377 millones de euros en el conjunto del año, un 11,7% menos, marcados por los cambios en el perímetro de consolidación y el efecto de los tipos de cambio en distintos mercados latinoamericanos, especialmente en Venezuela, que restó a los ingresos 2.187 millones. En el cuarto trimestre, la caída fue del 14,1%.

En términos orgánicos, no obstante, aumentaron un 2,6% en el año y un 5% en el cuarto trimestre. En este último caso, Telefónica destacó que presentan una aceleración generalizada del crecimiento orgánico en la práctica totalidad de los países.

El beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (oibda) cayó un 18,7% en términos reportados hasta 15.515 millones de euros. En términos orgánicos subió un 0,2%. En este caso, el impacto de Venezuela en el Oibda fue de 1.379 millones. El margen de oibda se situó en el 30,8%, 2,6 puntos porcentuales menos en términos reportados y 0,8 puntos porcentuales menos en términos orgánicos.

Telefónica mantuvo un fuerte ritmo de inversión, especialmente en los despliegues de las nuevas redes de fibra óptica y de móvil 4G. De esta forma, el capex se situó en 9.448 millones de euros, un 16,9% más interanual en términos orgánicos y un 0,6% más en términos reportados.

Al cierre del ejercicio, la deuda neta se situó en 45.087 millones de euros, debido al citado efecto Venezuela, que impacta en 2.341 millones de euros. Sin este impacto, la deuda se reduciría en 2.635 millones. La compañía registró distintos cambios en el perímetro de consolidación, como la incorporación de E-Plus en Alemania, cuya compra se cerró en la última parte del año, o la venta de un 2,5% de China Unicom. 

Asimismo, la deuda se situaría en 31.705 millones de euros y el ratio de endeudamiento (deuda financiera neta sobre oibda) en 2,15 veces, tras el cierre de la venta prevista de O2 en Reino Unido (acordada en enero con Hutchison Whampoa) y el ajuste cambiario de Venezuela. La compañía, que está pendiente de cerrar la compra de GVT en Brasil, insistió en que ha mantenido una fuerte disciplina financiera en 2014.

La compañía también ha anunciado que propondrá a la junta de accionistas la distribución de un dividendo de 0,75 euros por acción en 2015 y 2016. Así, en 2015 amortizará autocartera por un total del 1,5% de acciones representativas del capital social y distribuirá un dividendo de 0,75 euros por acción. De ellos, abonará en el cuarto trimestre de 2015 0,35 euros por título bajo la modalidad de de scrip dividend, mientras que en el segundo trimestre de 2016, abonará 0,40 euros por acción en efectivo.

En 2016, Telefónica amortizará autocartera por un total del 1,5% de acciones representativas del capital social y distribuirá un dividendo de 0,75 euros por acción en efectivo, en ambos casos condicionado al cierre de la venta prevista de O2 en Reino Unido.

En este sentido, Telefónica indicó que en 2014 registró una generación de caja libre de 3.817 millones de euros, equivalentes a 0,83 euros por acción, “lo que permite cubrir ampliamente el pago en efectivo del dividendo del ejercicio, que supone únicamente el 55% del flujo de caja por acción”.

En términos operativos, la cerró 2014 con 341 millones de accesos, un 6% más que a la conclusión del año anterior. La teleco ha destacado el comportamiento de los servicios de alto valor, con crecimientos interanuales del 11% y del 39% en móviles de contrato y smartphones, respectivamente.

La empresa, además, ha anunciado nuevos objetivos. De cara a 2015, la compañía prevé un incremento de los ingresos por encima del 7%. El margen de oibda caería un 1% por la presión comercial y se estabilizaría en 2016. A su vez, el ratio de capex frente a ingresos se situará en el 17% en 2015 (un 16,7% en 2014). En 2016 sería del 17%, aunque la previsión de la empresa es que baje dos puntos porcentuales en 2017.

De igual forma, Telefónica prevé que el ratio de deuda financiera neta frente a oibda se sitúe por debajo de 2,35 veces en 2015 y 2016.

Normas
Entra en EL PAÍS