Ambos países quieren competir con EE UU, China y Brasil

Corea y España buscan ser líderes en infraestructuras

La experiencia de las constructoras españolas en operación y mantenimiento, unida al potencial constructor y financiero de sus homólogas coreanas. Esta sería la combinación perfecta para concurrir juntas a los grandes proyectos de infraestructuras internacionales en opinión del ministro de Transportes de Corea del Sur, Suh Seung-Hwan

Con motivo de la celebración hoy en Madrid del primer foro Hispano-Coreano de Infraestructuras, el titular de Transportes admitió que desde hace ya mucho tiempo la industria de la construcción de su país conoce el potencial y los puntos destacados de las constructoras españolas.

De hecho, elogió su elevada competitividad, su capacidad para identificar los grandes proyectos y las sinergias que ofrecen a las empresas coreanas por estar bien posicionadas en el mercado europeo y, sobre todo, en el latinoamericano.

Por su parte, el sector coreano de la construcción ofrece a España su potencial en tecnología, en materia de financiación y su presencia en mercados clave como es Oriente Medio y el resto de Asia. “Se trata de buscar las complementariedades que pueden ofrecer las empresas de un país y otro y para las españolas poder elevar su incipiente presencia en los mercados asiáticos”. Seung-Hwan aseguró que ambas potencias tienen los instrumentos necesarios para competir con gigantes como EE UU, China o Brasil en los grandes concursos internacionales de infraestructuras.

Privatización

Preguntado por si las empresas coreanas asisten con interés a la privatización del gestor de aeropuertos AENA y el proceso de liberalización ferroviaria, el ministro de Transportes explicó que “si se dieran las condiciones adecuadas, en principio habría interés y oportunidad de que las firmas coreanas participaran en ese tipo de procesos”.

De hecho, dentro de la celebración del foro hispano-coreano las patronales de la construcción de ambos países Seopan e ICAK firmaron un acuerdo de colaboración, en virtud del cual las compañías de una y otra nación podrán unir fuerzas con el objetivo de acudir juntas a los concursos de obras internacionales. En este sentido, el ministro de Transportes puso como ejemplo aquellos proyectos donde ya colaboran empresas constructoras españolas y coreanas, como son el metro de Riad y Doha con el respaldo del Gobierno español y su ministra de Fomento, Ana Pastor.

Sobre el debate abierto en Europa acerca de si es conveniente continuar con la reducción del déficit público como máxima prioridad o es el momento de realizar políticas más expansivas, Seung-Hwan dijo que cada país ha de analizar su situación particular. Puso como ejemplo el camino seguido por su Gobierno. Mientras que hasta este año se ha seguido un plan plurianual para reducir el gasto público, en las cuentas aprobadas esta semana para 2015 se ha aprobado un ligero incremento de la inversión en infraestructuras, “lo cual demuestra que algo ha cambiado”.

El ministro viaja hoy a Barcelona y tiene previsto hacerlo en AVE, un trayecto que, según admitió, le hacía ilusión repetir; ya que en 1990 estuvo también en la capital catalana pronunciando una conferencia y desde allí tuvo que desplazarse a Madrid en tren. “El viaje recuerdo que duró toda la noche, por lo que voy a poder comprobar cómo ha progresado la red ferroviaria de España”, aseguró.