Miguel Ferre declara que "no tendría sentido quitarla de golpe y sin alternativas"

La deducción por vivienda beneficia a 5,2 millones de contribuyentes

La futura reforma fiscal del Gobierno puede abrir la caja de pandora para muchos españoles: la eliminación de la deducción por compra de vivienda habitual en el IRPF. Una eliminación de la que el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, ha declarado hoy en el Foro Cinco Días que "no tendría sentido quitarla de golpe y sin alternativas" y ha añadido que "la deducción por compra de vivienda es una situación de derechos adquiridos y no tendría sentido eliminarla de golpe y porrazo o de forma brusca y sin alternativa".

El Gobierno ya eliminó el derecho a deducirse por todas las viviendas habituales compradas a partir de enero de 2013. Los contribuyentes que compraron una vivienda con anterioridad pueden deducirse un 15% de las cantidades destinadas a pagar una casa, con un límite de 9.040 euros, así el máximo a aplicar por deducción serán 1.356 euros. De ese porcentaje, un 7,5% corresponde al Estado y otro 7,5% a la comunidad autónoma en la que se declare. Mientras que si se realizan obras de adecuación de la vivienda para personas discapacitadas, el porcentaje asciende al 20%, un 10% para el tramo estatal y otro 10% para en el autonómico, situándose la base máxima de deducción en este caso en 12.080 euros.

La desgravación fiscal por compra de vivienda en el IRPF entró en vigor en el año 1979 y supone un gasto anual en los Presupuestos del Estado de unos 4.000 millones de euros, según las cuentas presentadas para el ejercicio 2014, que reconocen el impacto de esta desgravación para 5,2 millones de contribuyentes, cifra que ha descendido desde los 5,8 millones de contribuyentes que se veían beneficiados en 2011.

Un gasto que se ha visto reducido por el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y que llegó a suponer un desembolso para las arcas públicas de unos 6.000 millones de euros en los años previos del boom. Así, desde que la deducción entró en vigor, el gasto agregado que ha tenido para el Estado asciende a unos 85.000 millones de euros.

La deducción por compra de vivienda habitual ha tenido durante estos 34 años varias modificaciones. Así, en 2011 el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero decidió mantenerla pero solo para las rentas inferiores a 24.100 euros dentro de la Ley de Economía Sostenible, una reforma que fue suprimida por Mariano Rajoy tras ganar las elecciones, que cumplió su promesa electoral y recuperó la deducción sin límite de renta con carácter retroactivo para 2011.

 

Normas
Entra en EL PAÍS