Informe del supervisor

La CNMC confirma el fin del efecto lunes y viernes en las gasolineras

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha constatado la desaparición en septiembre de los denominados efectos lunes y viernes, por los que el precio de los carburantes bajaba es día de la semana para después repuntar.

En un informe publicado hoy, la CNMC confirma que en septiembre “desaparecen comportamientos ligados a los días de la semana como los que se habían detectado a lo largo de los meses anteriores”.

Durante meses, la antigua CNE había alertado de que las estaciones de servicio bajaban los precios los lunes, el día que la Comisión Europea recoge los datos para la elaboración de las estadísticas, para después subirlos a partir del martes.

Posteriormente, este “efecto lunes” se vio sustituido por un “efecto viernes” después de que Repsol anunciara que bajaría los precios ese día de la semana durante el verano para “favorecer” a los conductores que viajaran en fin de semana.

Ante esto, la CNMC subraya que “en línea con lo anunciado por el principal operador durante el verano, la política de reducción de precios los viernes se ha limitado al periodo estival”.

Como en anteriores informes, la Comisión destaca que las estaciones de servicio independientes tiene los precios de venta más bajos, mientras que los principales operadores continúan con un “alineamiento general” de precios.

En la misma línea, los carburantes son más caros en las autopistas que fuera de ellas y los precios en los hipermercados son más bajos que en las gasolineras independientes.

La CNMC también subraya que los precios de los carburantes antes de impuestos en España son superiores a los de la media europea, aunque la venta al público sea más barata.

También reseña que las estaciones de servicio ubicadas en las comunidades autónomas que no tienen un tramo autonómico del impuesto de hidrocarburos -Aragón, País Vasco y La Rioja- “hacen uso de la fiscalidad asimétrica para aplicar precios superiores”.

En septiembre, las cuatro provincias catalanas y Navarra registraron los precios más bajos del territorio nacional, mientras que Baleares se mantuvo como la provincia más cara “como es habitual por su condición de insularidad”.

Normas
Entra en EL PAÍS