Juan Roig repasa en AECOC la trayectoria de la compañía
El presidente de Mercadona, Juan Roig
El presidente de Mercadona, Juan Roig EFE

Los errores de Mercadona

Mercadona, la compañía que el pasado año el diario The Wall Street Journal destacaba como el caso de una empresa de éxito española que funciona como una compañía alemana, la misma que durante los años de crisis ha seguido incrementando sus ingresos, beneficios y plantilla, también ha cometido errores. Durante la inauguración del congreso anual de la Asociación de fabricantes y distribuidores, Aecoc, que se celebra en Valencia, Juan Roig, presidente de Mercadona, ha repasado los errores más graves cometidos por la compañía en los últimos años y como el grupo ha reaccionado.

Tras repasar los orígenes de Mercadona -"la primera carnicería que tuvo mi padre es el origen de Mercadona, nosotros somos carniceros (...) hasta que a un hermano se le ocurrió poner botes de tomate y nos fue bastante bien"-, el presidente de la cadena de supermercados, Juan Roig, se ha referido a errores cometidos por la compañía. "Nos propusimos hacer las ruedas cuadradas", ha dicho Roig refiriéndose a la apuesta que hizo el grupo por el empaquetado. "Pensamos que si vendíamos todo empaquetado, que si teníamos una gestión de seco y otra de frescos, el cliente compraría más rápido", ha explicado. Pero esa apuesta "nos produjo menores ventas en fresco, metimos la pata, es uno de los errores que hemos cometido", ha admitido Roig. "Mercadona no ha descubierto la pólvora, hay una cosa clara, al lado de Mercadona hay fruterías, hay verdulerías, la gente quiere comprar frescos esa revolución del empaquetado ha sido un error, nos dimos cuenta de que la gente quiere calidad y frescura, berenjenas cogidas ayer y vendidas hoy", ha añadido.

El presidente de Mercadona ha recordado que el grupo se "empeñó en vender sandías en invierno traídas de Centroamérica, y hemos tenido sandías todo el año, pero si lo mejor que hay ahora son las naranjas, lo que hay que hacer es vender naranjas". La venta de frescos y secos "son dos negocios totalmente distintos, con una cadena de montaje totalmente distinta y hemos cambiado, hoy hacemos pedidos al día, antes lo hacíamos a tres o seis días, nuestras chirimoyas tienen que ser del día y tenemos que venderlas al día".

Otro de los errores admitidos por Juan Roig cometidos en la gestión de Mercadona ha sido uno referido a los precios. "Los precios deben ser locales, vendíamos en Málaga los boquerones al mismo precio que en Barcelona, eso lo hacíamos bastante mal, al final nos hemos dado cuenta de que hay 60 lonjas en España y que los boquerones que vendamos tendrán precios distintos, eso ha roto los esquemas en Mercadona", ha dicho. "Si a las 8 de la noche no hemos vendido las lechugas bajamos el precio, pero al día siguiente no las vendemos". Roig ha destacado en su intervención la importancia de acudir directamente al sector primario: "Tenemos que ir al sector primario, del jefe [el cliente, en el argot Mercadona] al sector primario, vamos directamente a por el pescado, desde el mar a la tienda".

Salida al exterior

El presidente de Mercadona se ha referido durante su intervención a la paralización de los plantes del grupo de internacionalzarse. "Estábamos buscando oportunidades en un país extranjero, nunca lo decíamos, pero todo el mundo sabía que era Italia", ha dicho, "y decidimos pararlo, porque ahora lo más importante que tenemos, más que Hacendado o el código de barras, es la sostenibilidad del producto fresco, ese es nuestro cambio más radical".

 

Normas
Entra en EL PAÍS