Reduce un 62% los empleados que trabajan desde casa
Sede de Telefónica en Gran Vía.
Sede de Telefónica en Gran Vía.

Telefónica aplica un fuerte recorte al teletrabajo en España

La empresa dice que no tiene herramientas de medición sobre la ejecución de estas tareas

Nuevos movimientos en la plantilla de Telefónica en España. Esta vez, las medidas afectan al funcionamiento de los empleados. Y es que la operadora ha decidido llevar a cabo un fuerte ajuste en el mundo del teletrabajo. Así, la empresa comunicó a las centrales sindicales en una reciente reunión del Grupo de Ordenación del Tiempo de Trabajo que el número de teletrabajadores en el seno de la compañía se ha reducido más de un 62%.

Así, en la actualidad, el grupo de empleados de Telefónica España que trabaja desde casa ronda los 697 frente a los 1.866 que había registrados a finales de 2012, según señalan distintas fuentes sindicales. De igual forma, en el segmento de la telefonía móvil, el número de teletrabajadores con respecto al año pasado ha pasado de 947 a 335, según indica el sindicato CC OO.

En este escenario, pese a las citadas reducciones, desde la operadora se asegura que se mantiene el acuerdo de mantenimiento del teletrabajo dentro de la estructura laboral.

La compañía, asimismo, recuerda que el plan de transformación de Telefónica España está basado en el incremento de la eficiencia y de la productividad.

“El teletrabajo continúa siendo un elemento muy importante para conseguir el compromiso de la plantilla, y que hay que trabajar para dar credibilidad a este modelo de trabajo que se desarrolla en un porcentaje de las horas en el domicilio del empleado”, dicen desde la operadora. Estas fuentes reiteran que Telefónica entiende que el teletrabajo beneficia a las dos partes.

De todas maneras, la decisión sobre el teletrabajo parece bastante meditada en el seno de la operadora. Así, la compañía puso en marcha a principios de este mismo año una profunda revisión de todo el teletrabajo. La dirección de Telefónica España encargó a los distintos departamentos de la empresa con personal teletrabajando la puesta en marcha de un proceso de medición y control de la productividad de estos empleados.

El movimiento está en línea con la estrategia general de la compañía que preside Luis Miguel Gilpérez que pasa por la internalización de actividades para su ejecución por parte de empleados del propio grupo, y la eficiencia para obtener los resultados comprometidos por la empresa.

Ahora, Telefónica reitera que, como consecuencia de estas medidas de control, el número de teletrabajadores ha disminuido porque su desempeño era difícilmente medible, por lo que en algunos casos se optó por suprimir temporalmente este modelo de empleo.

Frente a esta posición de la operadora, las centrales sindicales han mostrado durante los últimos días su rechazo a la decisión de la operadora de reducir el teletrabajo. Los sindicatos, además, afirman que esta fórmula de trabajo desde casa está en peligro. Así, CC OO afirmó que el acuerdo del teletrabajo es una herramienta de eficiencia para le empresa y de conciliación de la vida familiar, mientras que UGT señaló que determinados responsables de áreas de Telefónica no han sabido o no han querido gestionar esta modalidad de trabajo.

A su vez, en un comunicado, el sindicato UTS STC mostró su sorpresa por la drástica bajada del porcentaje de plantilla en teletrabajo llevada a cabo por la operadora.

 

Nuevas internalizaciones en el área comercial

Telefónica sigue trabajando en los procesos de internalización de actividades, una de las líneas estratégicas trazadas por la compañía, bajo el mando de Luis Miguel Gilpérez, con el objetivo de buscar ahorros de costes y mantener la empleabilidad en la plantilla al absorber funciones externalizadas. Dentro de esta política, la teleco está enfocando ahora sus movimientos en las áreas de operaciones y comercial. El objetivo de la empresa es volver a captar las tareas de mayor valor con recursos propios.

La dirección de la operadora ha comunicado a los sindicatos que va a proceder a la reestructuración de la actividad del canal online de Santander, que va a pasar a integrarse en el CAC Empresas, que a su vez depende de la Dirección General de Clientes.

Según explicó el sindicato UGT la pasada semana en un comunicado, la compañía afirma que es un cambio necesario de cara a los ingresos futuros de la empresa, dado que mejora la atención comercial a los usuarios con recursos propios. Telefónica señala que la nueva actividad aporta no sólo más ingresos y mayor valor añadido a la compañía, sino que supone mayor estabilidad en la empleabilidad futura para los trabajadores envueltos en estas tareas.

La actividad del CAC de Empresas incluye la atención personalizada (en teleatención) a los clientes de la mediana empresa, que actualmente está externalizada en parte. La empresa insiste en que busca internalizarla para acometerla con recursos propios.

Este movimiento de Telefónica busca asumir la figura del asesor personal, que trabajaría junto al asesor comercial presencial para atender a los clientes. Entre sus funciones figuran la atención post-venta, la gestión y el seguimiento de pedidos, averías o incidencias.

Normas
Entra en EL PAÍS