Se distribuye en 10 países
Impresora 3D desarrollada en Barcelona.
Impresora 3D desarrollada en Barcelona.

Investigadores de la UPC lanzan una impresora 3D doméstica por 900 euros

Se distribuye en más de 10 países, entre ellos Alemania y EE UU

Investigadores de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC)-Barcelona Tech han desarrollado una impresora 3D doméstica. La máquina, creada bajo licencia libre RepRap, está disponible por menos de 900 euros y se está exportando a más de 10 países, entre ellos Francia, Alemania y EE UU.

Según explican desde la Fundación CIM-UPC, la impresión 3D, que permite fabricar capa a capa piezas muy diversas a partir de un diseño generado con ordenador, está llamada a protagonizar “una revolución tecnológica para los usuarios”, pues permite que cualquier persona desde su casa o desde un pequeño negocio pueda fabricar in situ su producto, sin tener que realizar grandes inversiones en maquinaria y personal técnico especializado.

Los principales compradores de la nueva impresora 3D, bautizada como BCN3D, están siendo particulares, pequeñas ingenierías y despachos de arquitectura. Los impulsores del proyecto también aclaran que están surgiendo nuevos modelos de negocio, como imprentas que están apostando por la impresión 3D como “antídoto” a la bajada del uso de la impresión convencional, o pequeños emprendedores que ven en la impresión 3D una herramienta con un gran potencial.

Como dice el profesor de Tecnologías de la Información del Instituto de Empresa, Enrique Dans, en su blog “la impresión tridimensional va a hacer con los átomos y con las empresas dedicadas a la fabricación de productos compuestos por átomos lo mismo que internet hizo por los bits y con las empresas dedicadas a la fabricación de productos compuestos por bits”.

Desde la Fundación CIM-UPC destacan, por ejemplo, que con la tecnología desarrollada en su proyecto, se puede crear un modelo tridimensional de la imagen generada por una ecografía 3D, que posteriormente se imprime con la impresora BCN3D y se envía a los futuros padres. Igualmente, apuntan a Universidades e Institutos de secundaria como potenciales clientes. La Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial de Barcelona ya dispone de un aula de impresión 3D con tres impresoras. Así, los futuros ingenieros pueden imprimir sus diseños.

Normas
Entra en EL PAÍS