La pérdida de empleo y la subida de impuestos lastran el consumo