La banca española redujo sus peticiones de fondos al BCE en diciembre