Muy confidencial

Menos despidos en Tragsatec

Ineco o Paradores son solo dos ejemplos de las profundas regulaciones de empleo a la que se están viendo sometidas las plantillas de algunas empresas públicas como consecuencia de los recortes presupuestarios. Sin embargo, no todo son malas noticias. Tragsatec, filial del grupo Tragsa (que recibe encomiendas de gestión de todas las administraciones en el sector agrario), ha renovado a la gran mayoría de los trabajadores con contrato de obra y servicio, a los que había amenazado con despedirlos en diciembre. En el área de Tecnología, por ejemplo, se han renovado 17 de los 18 contratos que vencían. Fuentes de los empleados recalcan, no obstante, que la dirección no ha retirado la posibilidad de presentar un expediente de regulación de empleo (ERE) en la primera mitad del año.