La OCDE constata un deterioro económico y no descarta un mayor empeoramiento en sus miembros