El gasto en I+D se desploma