El Portugal que maravilló a Merkel enseña los dientes a la austeridad