Rompe con la imagen de "caro" y ataca la estrategia de Mercadona

El Corte Inglés baja un 20% el precio de 5.000 productos de alimentación

El Corte Inglés quiere acabar con la imagen de "caros" que tienen sus supermercados. Para lograrlo, ha bajado un 20% el precio de casi 5.000 referencias en alimentación y droguería. Se trata de una rebaja permanente, que se irá revisando semanalmente para equipararse a sus principales competidores: Mercadona y Carrefour. Sin embargo, descarta entrar en una guerra de precios.

El Corte Inglés da un golpe de timón en la estrategia comercial en alimentación que ha mantenido a lo largo de los últimos años. Y lo hace en la línea de flotación de sus dos principales competidores, Mercadona y Carrefour: el precio. La compañía de grandes almacenes ha puesto en marcha un recorte de precios del 20% en casi 5.000 referencias de alimentación y droguería, que equivalen al 25% de su oferta comercial en estas dos áreas.

La compañía presidida por Isidoro Álvarez no pretende dejar de ser marquista. No en vano, su estrecha relación con las marcas ha sido su bandera en los últimos años ya que, pese al lanzamiento de la marca propia Aliada, siempre ha presumido de tener más marcas del fabricante que cualquiera de sus competidores. Pero la compañía es consciente de que ha cometido errores.

"El 90% de nuestros clientes nos dice que somos muy buenos, pero que somos muy caros", justificaba ayer Víctor del Pozo, responsable de Compras de alimentación del grupo El Corte Inglés, en un encuentro con la prensa. "Tenemos que espabilar, hemos transmitido una sensación de estabilidad cuando nuestros competidores han bajado precios. No tenemos intención de ser una cadena low cost, pero sí queremos tener la misma referencia de precios que los grandes de la distribución en alimentación como Mercadona y Carrefour", aseguró el director de comunicación de El Corte Inglés, Diego Copado, quien explicó que la nueva estrategia comercial del grupo afectará tanto a los supermercados de los grandes almacenes, como a Hipercor y a la filial de supermercados Supercor.

El cambio de rumbo se comenzó a materializar el viernes con la rebaja "permanente" de entre 4.500 y 5.000 referencias que componen la cesta de la compra básica, es decir, aquellos productos más consumidos en casi todas las cadenas de alimentación, donde la comparación de precios es más factible. "No queremos entrar en una guerra de precios, ni ser los más baratos, pero sí tener los mismos precios que los demás", matizó Del Pozo.

"Que estén tranquilos nuestros competidores, no vamos a reventar el mercado, ni vamos a ser más agresivos que el resto", recalcó Copado. Para mantener esta estrategia de precios, estos se revisarán semanalmente en el caso de los frescos y cada 15 días en el resto.

Este replanteamiento del negocio va a tener una incidencia directa en los márgenes de la división de alimentación. Un impacto que El Corte Inglés asume y que trata de capear unificando su central de compras y optimizando sus procesos internos. "Hemos bajado nuestros márgenes porque estamos completamente seguros de que vamos a ganar en volumen, nuestro objetivo es ganar dinero", argumentó el director de Compras del grupo. En cuanto a cómo afectará esta nueva estrategia a su principal marca blanca, Aliada, los representantes de la compañía de distribución indicaron que los precios de ésta ya sitúan en niveles similares a lo de su principal rival en referencia a Hacendado. Sin embargo, sí que se reducirá el precio de su otra marca propia, bajo la denominación El Corte Inglés.

Consumo

Pese a la situación financiera, El Corte Inglés ve signos de optimismo de cara a los próximos meses, que podrían traducirse en un repunte del consumo a partir del próximo año.

El grupo de distribución ha centrado sus inversiones en 2012 en la conversión de parte de su red de establecimientos Opencor. Según su director de comunicación, "en 2013 se sacará provecho a estar inversiones". Sin embargo, no cuantificó el importe de las mismas.

Refuerza sus supermercados de proximidad

Junto con la estrategia de reducción de precios en alimentación, el otro gran cambio en el modelo de negocio de El Corte Inglés, dentro del área de alimentación, es su apuesta por los supermercados de proximidad. Hasta ahora eran la pata de menor tamaño de la distribución alimentaria del grupo, donde los hipermercados Hipercor han sido los grandes protagonistas. Sin embargo, el modelo de consumo ha cambiado en España en los últimos años, en gran medida por influencia de Mercadona, y la compañía del triángulo verde ha decidido reforzar su división Supercor Express. Especialmente en Madrid.

El Gobierno de Esperanza Aguirre ha anunciado la liberalización total de horarios comerciales, que podría ponerse en marcha en un mes si se cumplen los plazos previstos. Ante este cambio, el modelo de Opencor -que abre hasta las 2 de la mañana- carece de sentido. Por ello, El Corte Inglés ha decidido transformar a lo largo de este año 39 tiendas madrileñas Opencor al modelo de Supercor Express. Esta cadena contará con casi medio centenar de establecimientos con un horario comercial de 9 a 23 horas, que en algunos casos se prolonga hasta las 24 horas. En cuanto a los hipermercados, el grupo cuenta actualmente con 57 establecimientos, cifra que no crecerá a corto

plazo, ya que el grupo lo cree un formato consolidado.

En cuanto a la posibilidad de ampliar el horario comercial de sus grandes superficies, dada la liberalización de horarios en Madrid, el director de comunicación de El Corte Inglés, Diego Copado, explicó que las aperturas en festivo y los horarios se estudiarán caso por caso, dado que la actividad comercial, por ejemplo en domingo, se concentran en determinadas zonas urbanas.