El Ejecutivo apuesta por la progresividad

¿Por qué IRPF y no IVA?

Hay dos impuestos principales en España: el IVA y el IRPF. El Gobierno se ha decantado por gravar las rentas del trabajo por la mayor capacidad de progresividad.

¿Por qué ha elegido el Gobierno subir los impuestos directos que gravan el trabajo o el capital y no los indirectos, el IVA? "Hemos cogido el impuesto que consideramos menos dañino, con razones de equidad y de beneficio económico, dada la situación del paro y la necesidad de que la inflación baje", ha contestado Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, a preguntas de periodistas durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

"Se trata de un recargo temporal y extraordinario", ha continuado el ministro de Economía, Luis de Guindos, "y eso solo se puede hacer en el IRPF y no en el IVA. En los impuestos indirectos, además, no hay progresividad y puede tener un efecto contrario al deseado".