Empleo cualificado

Mujeres cualificadas, con trabas para cobrar 100.000 euros

A día de hoy existen casi medio millón de mujeres en puestos de alta cualificación más que en el año 2000. Esto ha supuesto un fuerte avance del grado de feminización del empleo cualificado que ha pasado del 35,8% al 43,3%, según un exhaustivo estudio sobre este colectivo elaborado por la Secretaría de Estado de Igualdad y el Consejo Superior de Cámaras.

Incluso existen sectores como la educación o grupos como los menores de 29 años donde existe incluso una sobrerrepresentación de la mujer en los empleos cualificados. Esto es, que suponen entre el 56% y el 70% del total.

Pues a pesar de estos avances, la brecha salarial en perjuicio de la mujer muy cualificada es incluso superior a la media. Así, los datos del Instituto Nacional de Estadística indican que, por lo general, las trabajadoras cobran un 22% menos que sus compañeros y, según este estudio, en el caso del empleo cualificado las mujeres ganan un 32% menos.

De hecho, si se analizan los puestos ocupados por las personas más preparadas se observa que entre aquellos que ganan entre 30.000 y 100.000 euros anuales son mujeres entre un 31% y un 45%, lo que en sociología se denomina estar "infrarrepresentado con masa crítica". Esto significa que el grupo al que se refiera no tiene una presencia equilibrada pero es suficientemente importante como para ejercer influencia en todo el colectivo.

Sin embargo el gran bache se produce entre aquellos trabajadores cualificados que ganan más de 100.000 euros al año, donde la presencia femenina es "mínima" ya que apenas entre el 1% y el 15% de estos puestos están ocupados por mujeres.

Al margen de estos datos, el perfil tipo de la mujer que ocupa un empleo cualificado trabaja en la Administración pública; tiene menos de 10 años de experiencia laboral y con una jornada completa ganan entre 30.000 y 50.000 euros al año. Nuevamente el salario medio de un hombre en este mismo puesto oscilaría entre 50.000 y 100.000 euros, indica el estudio.

Se penaliza la "posibilidad" de ser madre

Todos los rasgos desfavorables de las mujeres que ocupan cargos de alta cualificación se agudizan entre las que tienen entre 35 y 44 años. En este intervalo de edad, la mayoría de estas mujeres se inician en la maternidad y llevan a cabo la crianza de sus hijos. Esto se penaliza en el mercado laboral ya que registran un mayor número de episodios de desempleo e inactividad. Es más, según la secretaria de Estado de Igualdad, Laura Seara, que presentó el estudio, esta penalización no afecta solo a las que tienen hijos sino a todas "ante la mera posibilidad de que puedan ser madres".