Cómo hacerla más atractiva al comprador
El problema de la vivienda en España
El problema de la vivienda en España

Trucos para marcar la diferencia cuando quieres vender tu casa

Con el mercado inmobiliario prácticamente paralizado y un elevado stock, hay una amplia oferta de viviendas donde el elegir. Marcar la diferencia haciendo la casa más atractiva con algunos trucos puede ser la clave para atrapar al comprador y cerrar la venta.

Una vez se ha decidido poner en venta una vivienda, no basta con enseñarla y esperar a que 'suene la flauta' para venderla. En estos tiempos de crisis la espera puede alargarse años. El sector inmobiliario se encuentra en un momento crítico y la oferta es tan amplia que los compradores son los que tienen la sartén por el mango. Pero si el objetivo es cerrar la venta lo antes posible, hay trucos que sí están en manos de los vendedores.

La clave es hacer la vivienda más atractiva con unos simples detalles: el orden, la limpieza o un cambio de pintura pueden significar la diferencia entre el éxito o el fracaso de la operación. Captar la atención del comprador y que se acuerde del inmueble aunque haya visto muchos más no tiene mayor complejidad que la de invertir un poco de tiempo y dinero para mejorar la apariencia del piso y evitar un aspecto de abandono que da muy mala sensación.

"Dedicar algo de tiempo y dinero a reformar la vivienda a vender es vital. Si un posible comprador ve la casa en mal estado, puede exigir rebajas de varios miles de euros, que nos podemos ahorrar si la presentamos con su mejor aspecto", según Luis Sancho, director general de Tenders.es, plataforma online que permite solicitar y comparar presupuestos de reformas de forma gratuita.

Hay que ponerse por un momento en la piel del comprador para entender la impresión que da la vivienda en venta. A partir de ahí, hay que pensar en qué detalles pueden motivar la decisión de compra.

Está claro que hay aspectos estructurales, como el espacio, la cantidad de habitaciones o la luz, que juegan un papel fundamental y sobre los que difícilmente podemos incidir. Sin embargo, hay otros factores que se pueden mejorar y que pueden hacer mucho por la imagen de la casa, explican desde Tenders.es. "No se trata de ocultar los defectos de un inmueble, sino de potenciar sus puntos fuertes", aseveran.

Los expertos dan cinco consejos fundamentales:

1. Limpieza: Antes de mostrar la casa a los futuros compradores, hay que realizar una limpieza profunda y tener especial cuidado con la cocina y los baños, pues suelen ser puntos críticos a la hora de dar una buena impresión a los compradores.

2. Orden: Es fundamental deja a la vista solo aquello que forma parte de la decoración y evitar las pilas de periódicos y revistas, la ropa tirada de cualquier manera o los platos y vasos sucios.

3. La entrada: El hall será lo primero que vea el comprador cuando haga una visita, así que es un punto clave. Debe estar limpio y ser muy acogedor. Para conseguirlo, es aconsejable pintar la puerta o, si es necesario, reemplazar las cerraduras y los pomos.

4. El jardín: Si hay jardín, no descuidarlo. Un jardín bien cuidado causará muy buena impresión y revalorizará la vivienda; un jardín descuidado y lleno de maleza solo ayudará a empobrecer la primera impresión del comprador.

5. Detalles que cuentan: Hay que prestar especial atención a imperfecciones notorias como una pared con manchas o la pintura descascarillada, puertas opacas, espejos sin brillo o rotos, grifos que no cierran por completo o superficies a las que les falta una baldosa.