Pymes & I+D+i. Exportación

La tecnología sanitaria española domina el mundo

Desarrollos punteros de pymes sitúan a España entre los cinco primeros exportadores de Europa.

Mamografías que duelen menos, salas de rayos X a medida, dispositivos de monitorización de pacientes, máquinas de anestesia, laboratorios completos para procesar análisis, aparatos de esterilización e incluso robots para la cirugía laparoscópica son solo algunos de los productos que las empresas de tecnología sanitaria españolas han conseguido convertir en habituales en los hospitales de cualquier parte del mundo.

Rompiendo algún que otro estereotipo, este es uno de los pocos sectores de la industria española que se ha metido a medio mundo en el bolsillo. De hecho, España se ha convertido en el quinto país europeo que más exporta tecnología sanitaria y, a tenor de los datos proporcionados por la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin), la aventura exterior es una práctica consolidada en más del 62% de las empresas españolas de este sector, que actualmente está compuesto por más de 700 entidades, por cierto, muchas de ellas pymes.

En Sedecal, compañía que lleva ya varios años vendiendo aparatos de rayos X en 120 países del mundo, han explicado que las claves del éxito de los productos con sello español tienen mucho que ver con la fuerte inversión en I+D que realizan cada año las firmas de tecnología sanitaria, lo que arroja un continuo chorreo de soluciones novedosas; la alta cualificación del capital humano español (ingenieros, electrónicos, informáticos), así como la búsqueda de la compatibilidad entre las distintas casas y la adaptación a las necesidades del cliente, entre otras.

Una idea totalmente ratificada por el coordinador del área internacional de Fenin, César Rubio, quien ha asegurado que, efectivamente, las empresas que van al exterior en estos momentos "son pequeñas, pero llevan proyectos tecnológicos muy punteros".

Y es que aunque los productos españoles más internacionalizados siguen siendo los artículos de un solo uso (catéter, material quirúrgico, etc.), el material relacionado con el diagnóstico in vitro (estudio de muestras) o la electromedicina (aparatos de rayos, electrocardiografía, Holter...), han comenzado a escalar puestos otros sectores que se están desarrollando con gran rapidez, muchos de ellos vinculados a la aplicación de las tecnologías de la información en la medicina.

La robótica, la telemedicina y el e-Health, donde destacan dispositivos cada vez más utilizados en el control de pacientes en el domicilio de compañías como RGB o Cardiplus; el diagnóstico por imagen, con Oncovisión entre las más punteras; la digitalización de las historias clínicas, en lo que España es pionera, o la medicina regenerativa, donde Keramet es muy activa, son solo algunas de las áreas que se están desarrollando a mayor velocidad. Junto a ellas, también ha tomado mucho protagonismo el mobiliario médico y la ortopedia.

La UE y EE UU son actualmente los principales receptores de los productos españoles (75% de las exportaciones), pero su presencia en los mercados emergentes (China, Oriente Próximo y Latinoamérica) sube como la espuma. En China, según Fenin, muchas empresas se están implantando con fines incluso productivos.

Rayos X y robótica con sello ibérico

Sedecal es una de las firmas españolas con una fuerte presencia en el exterior, donde vende el 85% de su fabricación. Sistemas y salas de rayos X, equipos de imagen molecular, radiología animal y aparatos de ozonoterapia son algunos de los productos de esta empresa, que actualmente investiga, entre otras cuestiones, el desarrollo de nuevos equipos, la polivalencia con todas las marcas, así como la reducción del peso de los aparatos y el aumento de su potencia.

En sistemas robóticos, Sener es una de las compañías pioneras. La creación de un robot asistente para la cirugía laparoscópica, que libera al cirujano (mediante órdenes de voz) de la sujeción y orientación de la cámara del laparoscopio, es el resultado de trasladar a la robótica médica la experiencia en las áreas de defensa, misiones espaciales y aeronáutica.

Las cifras

1.500 millones de euros es el volumen de exportaciones registrado en 2010.

700 empresas componen el sector de tecnología sanitaria en España, de las que más del 60% tiene actividad internacional.

8.300 millones de euros facturó el sector en 2010, según datos de Fenin.