Felipe González, también a favor

CEOE se une a Merkel y reclama ligar salarios y productividad

En pleno proceso de reforma de la negociación colectiva, sigue la lluvia de propuestas. Arturo Fernández, vicepresidente primero de CEOE, pidió ayer a los sindicatos que acepten ligar salarios a productividad y no a la inflación, tal y como planteó la semana pasada Angela Merkel. Felipe González también lo ve necesario.

Patronal y sindicatos siguen calentando motores con miras a la principal carrera que les queda pendiente tras firmar el Acuerdo Social y Económico: la reforma de los convenios colectivos. Precisamente hoy, patronal y sindicatos se reunirán para reemprender la negociación con la ultraactividad y el mantenimiento de las cláusulas de revisión salarial como puntos fuertes. El vicepresidente primero de CEOE y presidente de CEIM, Arturo Fernández, se mostró ayer claramente partidario de que los incrementos salariales se vinculen a la productividad laboral y no a la inflación.

"Estamos en el siglo XXI y tenemos que ser más productivos y competitivos. Hay que cambiar el chip, y eso requiere reformas", apuntó Fernández en una entrevista televisiva. En la misma línea se mostró el ex presidente del Gobierno, Felipe González, en una intervención radiofónica: "Los salarios tienen que estar ligados a la productividad", pero España "no está preparada" para aplicar una fórmula de revisión salarial.

La patronal da un espaldarazo, pues, a la propuesta de Angela Merkel de eliminar la indexación de los salarios con la inflación. Una iniciativa filtrada la semana pasada, coincidiendo con la visita de Estado de la canciller alemana a España, y que los sindicatos consideraron "muy perjudicial" para el trabajador. CEOE no se había manifestado todavía al respecto.

El secretario general de UGT, Cándido Méndez, rechazó ayer una modificación del modelo "pactado desde hace años" para fijar los salarios. Méndez se mostró contrario a una posible desvinculación de la inflación en la revisión de las retribuciones de los trabajadores en los procesos de negociación colectiva.

Méndez, que se reunió en la capital vizcaína con un nutrido grupo de cuadros de UGT para dar cuenta, entre otros temas, de los acuerdos sobre pensiones pactados con el Gobierno y patronal, dejó bien claro los límites del debate sobre la reforma de la negociación colectiva que empezará en breve. Señaló que en España los salarios se fijan en base a tres variables: la previsión de la inflación, la cláusula de revisión y el reparto negociado de la productividad.

El líder sindicalista añadió que Alemania, país que se suele citar como ejemplo "recurrente", no tiene los niveles de inflación que se producen año tras año en España. Recalcó, además, que su estructura productiva, con un importante conglomerado de grandes empresas y "un sector industrial poderoso", no es comparable con la española.

Las líneas de UGT en la mesa de negociación colectiva pasan por dar un mayor protagonismo a las centrales sindicales. Méndez manifestó que UGT realizará una decidida apuesta por la flexibilidad interna en las empresas frente a las contrataciones en precario "y a las facilidades para el despido que recoge la reforma laboral". En esta línea rechazó otros aspectos de la reforma "que pretendemos corregir" como es ligar el mecanismo de "descuelgue unilateral" de los convenios colectivos, una posibilidad que atribuye al empresario, junto a la posibilidad de enlazar la disminución de ingresos para aplicar el despido objetivo.

Repunte salarial

El incremento salarial medio pactado en los convenios colectivos en enero alcanzó el 3%, tres décimas por debajo del IPC adelantado para el mismo mes (3,3%).

La cifra es especialmente llamativa porque en ningún mes del año pasado se creció por encima del 2% (en diciembre de 2010, por ejemplo, la subida fue del 1,32%).

La subida en los convenios de empresa fue del 1,59%, mientras que en los convenios sectoriales se alcanzó el 3,16%. El mayor incremento salarial se registró en servicios (3,04%), y el menor en construcción (1,64%).