Y para dar "credibilidad" a la política económica
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, al comienzo de la sesión de control en el Congreso.
El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, al comienzo de la sesión de control en el Congreso.

Zapatero defiende la congelación de las pensiones como vía para estabilizar el mercado de deuda

Esta mañana se ha celebrado la primera sesión de control al Gobierno del nuevo curso político y en ella José Luis Rodríguez Zapatero ha defendido que el anuncio de la congelación de las pensiones en 2011 ha servido para estabilizar el mercado de deuda y dar "credibilidad" a la política económica.

Ha sido el portavoz de CiU, Josep Antoni Durán i Lleida, quien se ha erigido hoy en el principal defensor de los pensionistas y ha reclamado al presidente del Gobierno que renuncie a congelar estas prestaciones en 2011. "El Gobierno debe respetar el Pacto de Toledo y no perjudicar al sector más débil de la sociedad por una razón de justicia", ha argumentado el portavoz nacionalista.

Zapatero le ha respondido que el anuncio de la congelación de las pensiones "ha contribuido a estabilizar el mercado de deuda pública" ya que el Gobierno "ha actuado con coherencia en aras de la credibilidad de la política económica". El presidente ha reiterado que en sus planes no figura modificar el real decreto que contiene la próxima congelación de las pensiones cuyos efectos, a nivel de reducción de poder adquisitivo de los afectados, no se podrán comprobar sobre el papel hasta ver el comportamiento del IPC en noviembre del año que viene.

A juicio del presidente del Gobierno, el cumplimiento del plan de austeridad puesto en marcha por el Ministerio de Economía "será el que permita revalorizar las pensiones en el futuro".

Zapatero ha respondido también a una interpelación del líder del PP, Mariano Rajoy, en la que le ha emplazado a presentar su alternativa económica y a mantener "una actitud constructiva" hacia la política del Gobierno. Rajoy ha acusado al jefe del Ejecutivo de haber promovido "el mayor recorte social" de la democracia y de haber convertido la política económica en un "despropósito" a través de "decisiones improvisadas".

Zapatero ha anticipado al portavoz parlamentario del PNV, Josu Erkoreka, que las partidas de I+D+i y la de educación serán "las menos afectadas" en los recortes presupuestarios previstos para las cuentas estatales de 2011. En este mismo duelo parlamentario, el presidente ha confiado en obtener el respaldo del PNV a los Presupuestos del año que viene, que contendrán un recorte del gasto del 7,7%. Rajoy le ha sugerido a Zapatero que "no haga daño" al país cambiando "contrapartidas presupuestarias por transferencias".