Encuesta

Los jóvenes ya no buscan ser funcionarios, el 60% se plantea abrir su propio negocio

Prácticamente uno de cada dos jóvenes españoles está sin empleo. Es lógico, por tanto, que el paro se haya convertido en la principal preocupación de quienes cuentan entre 18 y 30 años de edad. A este colectivo, el más afectado por la crisis, sólo le importa encontrar un puesto de trabajo, con independencia de su precariedad o de que el sueldo sea bajo. Así lo muestra el sondeo hecho público ayer por la Fundación Bertelsmann.

El informe constata, no obstante, un cambio de tendencia más revelador, que acaba con el tópico de que el futuro soñado es hacerse con una plaza en la Administración pública. En detrimento de quienes declaraban que su aspiración era convertirse en funcionarios, el 60% de los 1.000 jóvenes entrevistados por Metroscopia declaró que se había planteado constituir su propia empresa. Sin embargo, sólo seis de cada 100 lo han logrado en dicha franja de edad, debido fundamentalmente a la falta de posibilidades económicas.

No obstante, si la opción de emprender un negocio está valorada con un 7,2 sobre 10 en la calificación de "un trabajo ideal", el notable alto corresponde a la posibilidad de encontrar un empleo que se adapte a su formación, experiencia y aspiraciones profesionales.

La realidad, no obstante, es que España se encuentra en los primeros puestos de paro juvenil de toda Europa. "Hay tal ausencia de empleo que lo único que importa es tener trabajo, da lo mismo que esté mal pagado", expuso a Europa Press el catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Madrid, Fernando Vallespín, que dirigió el estudio.

æpermil;ste fue presentado en el IV Congreso Diálogo y Acción, encuentro organizado por la Fundación Bertelsmann, con la colaboración de otras fundaciones, como Santillana, PricewaterhouseCoopers o la Ramón Areces, y los Ministerios de Ciencia, Igualdad y Educación. El responsable de esta última cartera, Ángel Gabilondo, hizo hincapié en la necesidad consensuar "un dialogo activo por la educación" que mejore las posibilidades laborales de la juventud en el futuro.

El Rey premia a los emprendedores

"Debemos fomentar el compromiso de las nuevas generaciones con el conjunto de la colectividad e incluso con ellas mismas, incentivándolas a poner en marcha sus propias iniciativas empresariales y sociales", defendió ayer el rey Juan Carlos. Siguiendo esta filosofía, el monarca hizo entrega de los premios que la Fundación Bertlesmann otorga a los jóvenes emprendedores.

Ilógica, una asociación de Zaragoza, fue reconocida como la mejor iniciativa emprendedora social juvenil. El grupo ha reactivado la ruta del camino de Santiago que pasa por Aragón, a la par que rescata la memoria histórica de los mayores de la región. Por su parte, Valnalón, un empresa pública asturiana con sede en Langreo, recibió el premio al fomento de la cultura, por su labor en las escuelas, enseñando a los más jóvenes a valorar el poder de la iniciativa y animándoles a responsabilizarse del futuro de la cuenca minera del río Nalón.