Tendencias
El nivel de estudios de los padres, el arma secreta del éxito escolar
El nivel de estudios de los padres, el arma secreta del éxito escolar

El nivel de estudios de los padres, el arma secreta del éxito escolar

El abandono académico es 17 veces más alto cuando la madre tiene sólo educación primaria que cuando es universitaria, según un informe de Caixa Catalunya.

El nivel de estudios de los padres determina en gran medida el éxito escolar de los hijos, hasta el punto de que el abandono escolar prematuro es 17 puntos más alto cuando la madre tiene educación primaria que cuando su formación es universitaria. Son datos del Informe de la Inclusión Social 2009 elaborado por Obra Social de Caixa Catalunya, y hecho público ayer, que analiza la relación entre las diferentes formas de exclusión social con la educación y la salud en España.

Según el estudio, el perfil educativo de los padres y los recursos culturales disponibles en el hogar determinan en buena parte el logro educativo. Tres de cada cuatro personas de entre 25 y 39 años con padres universitarios lo son también, mientras que sólo el 20% de aquellos cuyos progenitores no tienen esta titulación ha conseguido adquirir ese nivel de estudios.

La proporción de los jóvenes (de entre 18 a 24 años) que no estudian y no tienen secundaria post-obligatoria es cinco veces más alta en los hogares donde el padre tiene estudios primarios que en los que tiene estudios superiores, y once veces mayor cuando es la madre la que tiene estudios primarios frente a los hogares donde la mujer los tiene superiores. Los mayores déficits educacionales se dan en los chicos, con tasas de graduación en educación obligatoria 16 puntos más bajas que las de las chicas. En el caso de los inmigrantes, un 15% de los que tienen 18 a 24 años no ha obtenido el título de educación secundaria obligatoria (frente al 7,3% de la media del país) y un 44,3% no ha conseguido titulación en educación secundaria post-obligatoria (frente al 31% de media).

Una de las herramientas claves para incrementar el éxito escolar es la escolarización temprana de los niños, cinco veces superior en el caso de las madres con estudios universitarios frente a las que tienen estudios primarios. "Los niños de entornos familiares con bajos niveles educativos son los menos escolarizados, lo que produce desigualdades al inicio de la etapa de escolarización obligatoria", explicó el coordinador del estudio Pau Marì-Klose, quien opina que la clave del éxito son las familias y el acceso a bienes, como libros, material escolar y ordenadores.

Más fracaso en la pública y en el hogar monoparental

La estructura familiar afecta al abandono escolar de los estudiantes, hasta el punto de que éste llega a ser un 86% más alto en los hogares monoparentales que en las familias con los dos progenitores. También existen diferencias en cuanto a la titularidad de los centros educativos. Según el informe, los estudiantes de centros privados y concertados obtienen mejores resultados que los de centros públicos, aunque señala que la razón principal de la brecha se debe a que los públicos acogen hasta cinco veces más familias con bajos recursos educativos.

Regiones con universitarios y sin ellos

El estudio analiza el logro educativo en las diferentes comunidades autónomas y establece "una clara correlación entre el desarrollo económico de cada una de ellas y su nivel educativo". También señala que, en general, las más ricas tienen porcentajes de titulados superiores y de éxito escolar más altos.

El porcentaje de universitarios (de entre 25 y 39 años) se sitúa por encima del 50% en el País Vasco, Madrid y Navarra, mientras que en Andalucía, Extremadura, Canarias y Murcia no alcanza el 30%. Según el informe, las comunidades costeras de la franja mediterránea y las islas tienen una proporción de universitarios inferior a la que les correspondería por su nivel de desarrollo económico. Por el contrario, las de la franja atlántica (Galicia, Asturias y Cantabria), junto a Castilla y León, tienen un porcentaje más elevado.

El informe también analiza la relación entre la exclusión y la salud y señala que el 87% de las personas con perfiles de exclusión social máxima (mujeres, inmigrantes, desempleados) tienen peor salud y ello tiene incidencia a lo largo de toda su vida.