Hacia un nuevo orden financiero

La corona de Islandia se hunde un 11,7% en una sola jornada

La corona islandesa se desplomó en la sesión de ayer un 11,7% respecto al dólar estadounidense y un 11% respecto al euro, en una caída sin apenas precedentes en los mercados desarrollados. La moneda, que acumula una pérdida respecto al dólar del 51% desde enero, está fuertemente presionada por la complicada situación del país nórdico en el huracán financiero actual.

Ayer mismo el Ejecutivo de Reikiavik anunciaba un plan de rescate del sector bancario. El primer ministro garantizó los depósitos de los ahorradores y, en un llamamiento a la nación, pidió calma en caso de que las entidades no puedan operar y alertó que el país corre el riesgo de la bancarrota.

El plan consiste en que las mayores entidades bancarias del país, Kapthing Bank y Landsbanki, vendan activos en el extranjero y repatríen capitales para sostener la moneda. Los fondos de pensiones también se muestran dispuestos a repatriar dinero.

La economía islandesa había aprovechado durante años la facilidad de crédito en los mercados para atraer capitales, gracias a su calificación crediticia alta y unos tipos de interés por encima de otros. Así, los inversores pedían dinero en EE UU, Europa o Japón -cuando el precio del dinero estaba en mínimos- y lo prestaban en Islandia. Ello permitió una fuerte apreciación de la divisa, que reforzó la entrada de capitales, y crecimiento económico, pero también un gran desequilibrio de la economía. La deuda exterior bruta de Islandia es de siete veces su PIB, y los activos de sus bancos en el extranjero suponen nueve veces el producto. La subida de tipos de interés y la crisis crediticia se han llevado el capital de Islandia con la misma rapidez con la que llegó.

Cotización parada en la Bolsa

La Bolsa de Reikiavik suspendió ayer la cotización de las principales entidades del país, antes de que el Gobierno anunciase los planes para tratar de resucitar el dañado sistema bancario. La medida se tomó para permitir a los inversores operar en igualdad de condiciones antes de conocerse esta información. La caída de la corona islandesa ha afectado a la Bolsa de Reikiavik, con especial dureza en el caso de los bancos, con caídas de entre el 40% y el 80% de la cotización. Eso sí, el cierre sectorial permitió que ayer la Bolsa sólo cayese el 2%.