Bill Gates sacude internet

Yahoo: ¿un juguete caro o una buena operación?

Los expertos ven una integración difícil por la diferencia cultural

La integración de Yahoo será el principal reto al que se enfrentará Microsoft si finalmente sale adelante la operación. Y es lo que indicará si el precio pagado es alto o bajo, según opinaba este viernes la mayoría de los expertos consultados por este periódico. 'Yahoo es la gran oportunidad para Microsoft', dice Enrique Dans, profesor del Instituto de Empresa, quien está convencido de que esta unión plantea enormes posibilidades en publicidad, servicios web, búsqueda en la red, multimedia, y hasta en su relación con las comunidades de software libre.

Pese a ello, plantea una cuestión delicada. Para que esa unión tenga éxito, dice, paralelamente 'Ballmer debe morir, y con él, toda una generación de directivos del siglo pasado; los que llevaron a Microsoft a ser lo que es pese a sus múltiples esfuerzos, Microsoft no ha conseguido superar el impacto de su tardía entrada en internet, según los expertos, y los que le impiden avanzar en el sentido en que lo necesita para no ser una empresa del siglo pasado, basada en la venta de licencias, y ser una de este siglo, basada en servicios y publicidad'.

No ve fácil que se vaya a hacer, porque en muy pocas ocasiones, dice, la cultura de una empresa resultante de una adquisición se ha adaptado a la de la compañía adquirida en lugar de hacerlo a la de la firma compradora.

YAHOO! 48,21 -0,31%
MICROSOFT 68,46 0,28%

'Y si no se hace el cambio, la operación será el mayor fiasco de todos los tiempos, porque las culturas de ambas corporaciones serán imposibles de cohesionar y Microsoft será el pobre niño rico que se ha comprado un juguete caro. Los accionistas de Yahoo cogerán el dinero y correrán como alma que lleva el Diablo, y la destrucción de valor será tristemente evidente en tan sólo un año'.

La integración tampoco la ve fácil Miguel de Reina, ex máximo responsable de Google en España y consultor de tecnologías de la información, quien cree que Google será el verdadero ganador de la operación. 'Por un lado, consigue que su gran competidor, Microsoft, tenga que desembolsar una cantidad de millones difícil de digerir', pese a ser la compañía de mayor liquidez de la economía mundial, y, por otro, 'pasará de tener dos competidores importantes en el mercado mundial a uno solo'.

Por si fuera poco, De Reina apunta que la operación paralizará el desarrollo competitivo de Microsoft y Yahoo durante al menos dos años, 'más incluso, si tenemos en cuenta el choque de culturas tan brutal y la difícil conexión entre MSN, la división de internet de Microsoft, y el propio Yahoo, donde servicios tan importantes como el correo electrónico y la mensajería instantánea solapan por igual'. De Reina recuerda en este punto lo que le dijo un alto directivo de Google en San Francisco cuando se incorporó al buscador en España en febrero de 2003: 'Lo único que tenemos claro es que cuando los demás lleguen donde estamos hoy, nosotros nos habremos ido'. En opinión de este experto, mientras Microsoft y Yahoo estudian cómo plantar cara a Google, ésta se habrá posicionado en un lugar nuevamente difícil de alcanzar, como podría ser el de intermediario de la publicidad mundial', subraya.

Miguel Acosta, director general de Ask.com en España, empresa competidora de Microsoft y Yahoo, apunta otro problema referido a España. Si la operación prospera, advierte, se completaría en EE UU en la segunda mitad del año, por lo que las consecuencias en un país satélite como España pueden verse retrasadas otros seis meses adicionales. Además, añade, en un entorno tan dinámico como internet, tener la incertidumbre sobre el resultado final de la operación puede crear mucha confusión (en el equipo profesional, proveedores, socios y anunciantes) y esta situación será perjudicial para ambas compañías (sobre todo Yahoo) por lo que el mayor reto de esta fusión va a ser la comunicación de tranquilidad (tanto interna como externa) y la rapidez a la que puedan ajustarse al nuevo escenario'.