CincoSentidos / Tendencias

Cambiar el mundo con una empresa

Premiadas cuatro iniciativas que combinan el carácter social con el pragmatismo del mercado

Convertir la sabiduría de los pueblos en asignatura universitaria, fomentar el espíritu emprendedor desde la primaria, defender la igualdad entre hombres y mujeres desde un punto de vista masculino, o convertir a los presos en vigilantes de sí mismos requieren la voluntad y la inteligencia del mejor emprendedor para luchar contracorriente.

La ONG de emprendedores sociales Ashoka, impulsada por el americano Bill Drayton y entre cuyos socios está el Nobel Muhammad Yunus, ha seleccionado estos cuatro proyectos entre las iniciativas españolas puestas en marcha en los últimos años. Todas ellas se caracterizan por ser innovadoras a la vez que pragmáticas, y por buscar un impacto global y no quedarse en un pequeño ámbito de actuación. Todas ellas incorporan, además, competitividad y productividad, valores de la empresa que Drayton siempre ha querido que formen parte de cualquier proyecto social.

La Cadena de Formación de Emprendedores nació en Asturias y ya está presente en 11 comunidades, y en países como Suecia, Alemania y EE UU. Su fundador es José Manuel Pérez, Pericles, que aprendió como jugador y entrenador de balonmano que la cantera es fundamental.

Una de las elegidas imbuye el espíritu emprendedor desde preescolar

Para aprovechar el 'enorme potencial de los niños y los jóvenes, menos preocupados por los riesgos que los adultos', su programa formativo se imparte en la escuela. La idea es que adquieran habilidades de emprendedor, decidan luego o no crear una empresa. 'Nos interesa más el desarrollo personal', explico ayer Pérez en la presentación de los galardones.

Su proyecto, ya en fase muy avanzada, ha sido premiado en la categoría senior, al igual que las Unidades Terapéuticas y de Educación para prisiones de Faustino García Zapico. Su modelo penitenciario ha conseguido reducir del 40-60% al 10% la tasa de reincidencia de los reclusos que participan en él. Probado en la cárcel de Villabona (Asturias), el año que viene se habrá implantado en otras 12 en España.

Las otras dos ideas seleccionadas están todavía en fase embrionaria. Jerónimo Aguado, Jeromo, pretende extender al resto del país el modelo de desarrollo rural que ha llevado a cabo en el pueblo semiabandonado de Amayuelas de Abajo (Palencia). Allí ha promovido 22 experiencias en ámbitos como la agricultura y la ganadería ecológica, la bioconstrucción y la recuperación de semillas autóctonas, que están permitiendo recuperar las tradiciones de la comarca. Ahora está creando la Red de Universidades Rurales Paulo Freire (en homenaje al pedagogo brasileño), para formar a personas que viven o quieren vivir en el campo.

La Asociación de Hombres por la Igualdad de Género es la cuarta premiada por su lucha contra el sexismo. Organiza grupos de hombres que comparten experiencias y sentimientos. También tiene un programa de salud, 'para que los hombres aprendan a cuidarse a sí mismos', explicó su fundador, Antonio García Domínguez.

æpermil;l y Aguado contarán ahora con el apoyo de Ashoka, que se materializa, en palabras de María Zapata, directora en España, en un 'estipendio' que durante tres años les permitirá renunciar a su fuente de ingresos habitual y centrarse en exclusiva en sus proyectos. Ashoka cuenta a su vez con el apoyo la Obra Social de Caixa Catalunya, de Grupo Vips y de Grupo Norte.

Personajes. Creadores de sueños

Faustino García Zapico

Pretende eliminar la 'subcultura carcelaria' que convierte a las prisiones en escuelas de delincuencia, cuyas consecuencias 'sufre la sociedad a posteriori'. Su modelo pretende romper el 'tradicional antagonismo' entre vigilantes y presos; que sean los propios internos los que eviten que entre droga, y que se enfrenten a las situaciones de violencia. Su sistema de organización está especialmente dirigido a presos conflictivos, 'que son quienes más lo necesitan'.

Antonio García Domínguez

Su batalla por la igualdad entre los sexos es 'fruto de un proceso personal, de tener muchas preguntas y pocas respuestas'. Considera que el machismo 'quita libertad a los hombres también', no sólo a las mujeres, y que 'no es verdad que una sociedad más igualitaria suponga una pérdida para los hombres'. Reivindica una nueva inteligencia emocional masculina y que los hombres acepten 'que se equivocan, que tienen dudas'.

José Manuel Pérez

Hace 20 años se dio cuenta de que lo que faltaba en su tierra, Asturias, eran emprendedores, pero no sólo los industriales; también los sociales, y los 'emprendedores a sueldo', aquellos que están en las empresas o las universidades y que aportan su talento emprendedor, aunque no sean las cabezas visibles. Es partidario de imbuir ese espíritu desde los cinco años, aunque eso provoca reticencias. 'Dicen que contamina a los niños, que hay que protegerles'.

Jerónimo Aguado

El despoblamiento rural es su máxima preocupación. 'Es un fenómeno mundial, pero este modelo de desarrollo, con ciudades tan grandes, no es sostenible'. Frente a la desaparición de los servicios públicos en las zonas poco habitadas, defiende que no se tenga en cuenta sólo la rentabilidad económica, y se valore el cuidado de la tierra y del medio ambiente que aportan los campesinos. Tampoco es amigo de la agricultura intensiva, 'sin agricultores'.