æscaron;ltima
Las abejas se comunican por móvil con los apicultores
Las abejas se comunican por móvil con los apicultores

Las abejas se comunican por móvil con los apicultores

Una empresa madrileña desarrolla un dispositivo que controla las colmenas a distancia

Un mensaje de texto llega al móvil de un apicultor alertándole del abandono de la reina de una de sus colmenas a decenas de kilómetros. Este tipo de aviso, que de momento es sólo un proyecto, puede aumentar la eficiencia y reducir los costes del potente sector apícola español, que produce 32.665 toneladas de miel y tiene 2,5 millones de colmenas, según los últimos datos del Ministerio de Agricultura, de 2003.

A David Atauri (36 años), un profesor de informática de la Universidad Europea de Madrid y aficionado a la apicultura, se le ocurrió en otoño de 2004 analizar el sonido que producía el aleteo de sus abejas. 'Con el frío, las colmenas no se pueden abrir. Tenía tiempo libre y me preguntaba qué podía hacer'. El aburrimiento y las ganas de disfrutar de su hobby le llevaron a meter un micrófono en el enjambre. Simplemente quería aprender algo sobre el zumbido.

Se puso manos a la obra. Entre otoño de 2004 y primavera de 2005 recogió muestras puntuales de los ruidos emitidos por sus queridos insectos. Y encontró utilidad a estos registros. Con préstamos a bajo interés de la iniciativa Neotec del Ministerio de Industria y de Caja Navarra, puso en marcha la empresa de base tecnológica Mira qué bien! para comercializar su invento. El prototipo está conformado por un sistema de sensores instalados en la colmena que transmite el sonido a un servidor web que lo procesa. La frecuencia del aleteo puede indicar las diferentes fases del enjambre (cría, mielada, etcétera) o posibles problemas que sufra. Con los datos obtenidos en el procesamiento, Atauri propone ofrecer a los clientes diversos servicios: informes vía web o SMS inmediatos de alertas.

Su idea ha sido excelentemente recibida. El Ministerio de Industria fue quien le animó a poner en marcha su empresa -que gestiona él sólo-, ha recibido una subvención de 8.000 euros del Ministerio de Agricultura y 20.000 euros de la I edición de los premios Vodafone al desarrollo y la innovación en comunicaciones móviles. Con este último montante desarrollará la web, ampliará su colmena y trabajará en una versión comercializable de su invento. De momento, el aparato instalado en su colmena está cableado, pero su intención es comercializar un dispositivo inalámbrico.

'No veo la utilidad de conocer los sonidos de las abejas y que te avisen por SMS', opina Alfredo Sanz, apicultor y dueño de la empresa Apisanz de Valencia. 'Las abejas se excitan al día por muchas cosas sin importancia, serían falsas alarmas. Sí nos interesaría que nos avisaran por SMS cuando la colmena se abre o se levanta del suelo, porque eso quiere decir que hay pillaje', añade.

Francisco Padilla, profesor de Zoología la Universidad de Córdoba explica que los apicultores son muy tradicionales: 'Para convencerles de utilizar algo nuevo hay que demostrarles que funciona y a un bajo precio, porque el margen de beneficios es muy estrecho'. La única forma actual de controlar la colmena es abrirla, para lo que los apicultores tienen que desplazarse. 'Si este dispositivo les informa a distancia, se podrían ahorrar tiempo y mano de obra', añade. Su universidad, junto a la de Murcia, sí va a utilizar el invento de David para probar si el sonido de las colonias es diferente cuando están afectadas por el parásito varroa, la peor pesadilla de las abejas a nivel mundial.