Código de buen gobierno

La mejora del gobierno corporativo en España aún tiene recorrido

El análisis del gobierno corporativo en España acaba de entrar en una nueva fase con el estreno este año del Código Unificado, pero los resultados obtenidos hasta el momento muestran aún carencias respecto a otros países europeos.

¿Sería bueno tener un código de buen gobierno europeo? Es temprano y se perdería mucha flexibilidad. Pero a largo plazo sí se debería llegar a un acuerdo respecto a determinados temas'. Así opinaba Eddy Wymeersch, el presidente del comité europeo de reguladores de los mercados (CESR), durante la clausura de las jornadas sobre buen gobierno organizadas por Iosco (el Comité Técnico de la Organización Internacional de Comisiones de Valores) y la CNMV la semana pasada en Madrid.

Y aunque determinados aspectos del buen gobierno son exportables, la mayoría de quienes intervinieron en las jornadas recordaron que no existe una talla única en el gobierno corporativo, ya que cada país y cada tipo de empresas tiene unas características específicas. El presidente de la CNMV, Manuel Conthe, señaló que la mayor parte de los códigos de buen gobierno están demasiado anclados en la tradición anglosajona de control difuso del capital de las sociedades. Durante las jornadas se analizó la situación del gobierno corporativo en España y a pesar de que la mayoría de los participantes estuvieron de acuerdo en señalar los avances realizados en la materia la representante de la empresa de selección de directivos y consejeros Heidrick & Struggles, presentó el avance de un estudio que se presentará de manera más amplia en un mes. De acuerdo con el estudio el buen gobierno en España ha mejorado desde 1999, fecha en la que comenzaron los análisis. Sin embargo, se encuentra en el puesto número ocho de los diez países que se incluyen en el análisis. El informe de Heidrick & Struggles también destaca que los consejeros de empresas españolas son de los mejor pagados: 96.000 euros de media. 'Muchísimo dinero si se tiene en cuenta que son de los que menos participan en las reuniones del consejo', destacó Catherine Albert-Roulhac, encargada de presentar el informe. Eso sí, éste ha analizado la situación de las cotizadas antes de la entrada en vigor del Código Unificado.

Un camino y no el objetivo

El ex presidente de la SEC y actual consejero independiente del BBVA, Richard Breeden, señaló durante su intervención que aunque los códigos de buen gobierno son importantes para las empresas 'no son un fin en sí mismos'. Para Breeden es más importante que una empresa obtenga buenos resultados que el cumplimiento de las premisas del buen gobierno. 'La rendición de cuentas es lo importante'. Breeden dice estar de acuerdo con la creencia cada vez más extendida de que a mejor gobierno corporativo, mejores resultados empresariales.

También manifestó su temor ante unos códigos 'cada vez más sofisticados'. Pero sobre el Código Unificado aseguró que tiene la sensación de que va a ser bueno para el mercado 'en especial para las empresas menos grandes, para las que aún no están expuestas al mercado internacional'.

Los consejos son poco dados a evaluar su funcionamiento

'No sabemos si las empresas españolas están haciendo evaluación de su consejo', afirmó Catherine Albert-Roulhac, de Heidrick & Struggles durante su intervención en las jornadas de buen gobierno organizadas por Iosco y la CNMV la semana pasada en Madrid. No se sabe porque no informan de ello, mientras que el 44% de las empresas sí lo hace y el porcentaje se eleva hasta el 80% en el caso de las empresas británicas. Las empresas españolas son aún reticentes a evaluar el funcionamiento de su consejo. Una práctica que el Código Unificado sí aconseja realizar una vez al año 'frente al riesgo de la rutina y la inercia'.