CincoRed

La web única se abre paso en un mundo plural

Expertos internacionales debaten en Oviedo la importancia de adecuar la web a la realidad móvil

El futuro ya está aquí, pero seguimos empecinados en ignorarlo. Esa es la realidad a la que se enfrenta la web móvil y su prima hermana la web única, que protagonizaron uno de los momentos destacados del Congreso 'Fundamentos Web' que organizaban esta semana, por segunda vez en Asturias, la Fundación CTIC y la Oficina Española del World Wide Web Consorcio (W3C). Daniel K. Appelquist, presidente del grupo de trabajo de móviles en W3C en representación de Vodafone, dejó bien claro en Oviedo que la web única, un diseño basado en la consistencia temática y la adecuación a la realidad móvil, ha llegado por mucho que nos empeñemos en mantener la diversidad de antaño.

La web única ha sido el concepto más radical que ha sobrevolado la sala ovetense donde la oficina española de la W3C ha reunido esta semana a algunos de los más destacados investigadores e innovadores de la internet del presente y seguramente del futuro. Y Appelquist puso el dedo en la llaga cuando recordó que el contenido debe ser consistente temáticamente y que la idea que prevalecerá será la de las experiencias de usuarios en distintas plataformas. Si a ello se une URL (las direcciones web que se escriben en el navegador para acceder a las páginas) intercambiables entre dispositivos distintos, sean ordenadores portátiles o de sobremesa, de mano, reproductores de MP3 o teléfonos móviles, se estará ante una Web æscaron;nica que traerá un mundo nuevo y eficiente a la red.

Recetas para una revolución

Las direcciones web deben ser intercambiables entre PC, ordenadores de mano, MP3 y teléfonos móviles

Daniel Appelquist dio recetas para que la gente pueda adelantarse a esta inevitable revolución: diseñar páginas web con el lenguaje XHTML 1.1, usar CSS (estilos en cascada), tener en cuenta la accesibilidad, comprobar lo diseñado en dispositivos reales, garantizar esa ya mencionada consistencia temática y no olvidar la internacionalización de los contenidos. El mundo es diverso, pero se debe interpretar como único. Ese fue el mensaje primordial de una línea de trabajo que parece firmemente apoyada en un discurso coherente, comprensible y que está siendo apoyado por las grandes compañías de la telefonía móvil.

Este experto comenzó su intervención pidiendo al público asistente que se pusiera en pie, para posteriormente ir preguntando cuántos de los presentes se habían conectado en alguna ocasión a la web a través de un dispositivo móvil. Cuando se hubieron sentado los que nunca habían tenido esa experiencia, pidió que se quedaran en pie aquellos que hubieran utilizado el móvil en el último mes para este fin. Después en la última semana y finalmente el día anterior. Tan sólo una persona lo había utilizado el pasado lunes: un joven venezolano, residente en Logroño, que había consultado Google Maps para localizar lugares de interés en Oviedo. Con esto quería mostrar que el acceso a la web a través de dispositivos móviles está todavía en sus comienzos.

Retos que afrontar

Appelquist reclamó que se trabaje más en el campo de la innovación y se preguntó 'si los usuarios quieren tener la web en el móvil', contestando con datos de un estudio reciente del Reino Unido: 'El 90% estaría interesado, pero la disponibilidad y el tiempo de descarga les desanima. El 29% de los usuarios de móvil han usado internet en sus celulares alguna vez y 3,2 millones de usuarios usan sus móviles para descargas, llegando ya al 10% las empresas que utilizan dispositivos móviles en línea'… Pero eso es aún poco… Por más que haya en la actualidad 'más móviles con algún tipo de conectividad que PC'.

Los retos están claros para Appelquist: mejoras en materia de usabilidad, en el diseño para este tipo de dispositivos, y finalmente en materia de conocimiento y concienciación, pasando ineludiblemente por tratar al usuario del móvil como un ciudadano de primera clase. Pero para afrontar esos retos hace falta disponer de una pantalla pequeña, manejable con una sola mano, potencia y ancho de banda y más experiencia de usuario. Todo ello sin olvidar que no siempre hay señal y que no se tiene en cuenta que en la web móvil 'la atención siempre es limitada, puesto que el usuario está caminando o haciendo otras cosas al tiempo'. Y nada mejor para finalizar que recordar que en el W3C hay mucho por hacer (www.w3.org/Mobile) y se está haciendo ya para convertir la web móvil en algo 'amigable'.

Algunos datos aportados en Oviedo son significativos de los derroteros que toma el mercado. En China compran teléfonos inteligentes; en la elección entre ordenador y smartphone, vence la segunda opción. Y la BBC duplicó recientemente sus visitas desde África debido a la entrada del web móvil. La irrupción de Opera Mobile y las mejoras en arquitectura Linux con móviles se unen a la innovación en arquitectura de red con el 3G y el HSDPA. Por eso no es de extrañar que irrumpa el blogging, la gente comience a usar aplicaciones de mapas y se refuercen servicios como Yahoo Go!, Google Mobile Search o MSN Mobile, para compartir fotos, realizar búsquedas sencillas, etc. Y tampoco extraña que el software social, la Web 2.0, irrumpa de la mano de MySpace, Flicker, Orkut... En Oviedo quedó clara la importancia de dotar a las aplicaciones web de movilidad que permita a los usuarios utilizar diferentes dispositivos para acceder a la misma información y no fragmentar la red.

Una red sin cortes

Junto a muchos otros especialistas hubo en Oviedo dos que reclamaron la mayor atención de los asistentes. Chris Wilson, director del Grupo para la Plataforma de Internet Explorer y Seguridad en Microsoft, recibió grandes aplausos tras anunciar que estará la versión 7 de Explorer antes de las Navidades.

Wilson manifestó la preocupación de Microsoft por reforzar la seguridad y la privacidad y por garantizar la compatibilidad, como demuestra el eslogan elegido para el lanzamiento: 'Don't break the web (no cortes la red)'. Doscientos bugs (agujeros de seguridad) depurados, el uso sistematizado de la sindicación de contenidos (RSS) y la integración de los microformatos hablan de esa misma preocupación.

Vinton Cerf, vicepresidente de Google y uno de los considerados padres de internet, recordó por videoconferencia los efectos sociales: ¿cómo se va a sentir alguien de 20 años que participe activamente en la red, cuando tenga 40 años? Quizás se pueda arrepentir de algunos juicios de valor que realizó cuando su espíritu joven y rebelde le invitaba a participar en foros, artículos, etcétera. Pero eso, que Cerf llamó 'efectos secundarios'… es otra historia.